[Volver] [Catálogo] [★]
Estás en el hilo 1915 de /r/.
Título  
Opciones
Post
Archivo URL
Pass  (Para eliminar tu post, opcional)
Tipos de archivo: GIF, JPG, MP4, PNG, WEBM . Tamaño máximo: 32 MB.
El posteo está cerrado temporalmente mientras solucionamos un problema técnico.

¡Importante! Lee las reglas antes de participar.

¡Nuevo tablón de Streamers y Youtubers!

Mejor amiga
[A]
162763296169.jpg [S] ( 221.19KB , 1157x2208 , L related.jpg )
1915 Mejor amiga
Anónimo

/#/ 1915 []

Bueno negros, debo admitir que no soy muy bueno contando historias pero hace un par de meses me urge contar mi experiencia, talvez sea el morbo o solo porque quiero sentirme más hombres así sea de forma anónima.
A los 17 (aproximadamente 2016 ) fui de viaje a España con mis padres por tema de trabajo, mi viejo no quería pagarme los estudios ya que en su mente cavernícola la mejor manera de ganar dinero siempre fue y será laburar de peón, por el otro lado, mi madre nunca se vio interesada en que estudie acabada la secundaria. Ir a España era una pesadilla para mí, estaría lejos de mis amigos y familiares sin contar mí en ese entonces novia con la que ya estaba acostumbrado follar. Ya en España los primeros meses fueron una mierda, el lugar por donde vivía era más que decente pero apenas salía por el pan, el estar todo el día en casa, sumado al cambio de horario el cual me impedía contactarme tranquilamente con mis amigos me estaba quebrando lentamente, mi padre trabajaba en una obra, mi madre se la pasaba lavando ropa ajena o cocinando y yo perdía los días en Facebook
Las cosas empezaron a cambiar cuando acepté el reinicio y no era uno bueno, mi novia me había terminado de la peor manera, engañándome con un Chad, estaba pasando por una época de inseguridad frente a las mujeres desarrollando complejo de inferioridad hacia ellas, incluso llegué a perder el gusto por masturbarme o ver porno, estaba cagado en el ámbito sexual al punto de no poder mantener una erección. No podía ver una mujer a la cara o no ponerme nervioso si alguna se cruzaba en mi camino, sentía que todas me juzgaban con la mirada o que les daba asco, pero empecé a enfrentar mi miedo cuando por necesidad entré de camarero a una cafetería cerca de mi casa, entonces, el primer día conocí a “L”, una rellenita de 14 años, muy guapa, algo enana (1.50 aproximado), muslos anchos, tetas paraditas y un gordo trasero que de solo recordarlo me pongo a lubricar, también era mesera (y latina), todavía recuerdo su impresión al verme, una combinación entre sorpresa y duda, no hablábamos mucho ya que siempre estábamos ocupados limpiando las mesas, la cocina o atendiendo a los clientes aunque yo siempre notaba sus ganas de charlar.
Al comienzo nos limitábamos a solo hacernos comentarios, así por varios días hasta el fin de mes cuando ambos recibimos nuestras pagas, me preguntó qué haría con mi dinero y si tenía amigos, le respondí con lo obvio, yo ya quería marcharme pero ella siguió con la conversación, en pocos minutos caí en sus palabras y empaticé con ella, tal vez porque era la única persona fuera de mi familia con quien hablaba en mucho tiempo, o porque era la persona más sincera que conocía, de esas que no se aguantan nada al hablar, por otro lado, era algo chinchosa, no dejaba de hablarme yéndose por las ramas, siempre buscando un chiste, aunque lograba “excusarse” por su edad, de todas formas no perdía nada teniendo contacto con ella. Poco antes de marcharme me pidió el wsp para así estar en contacto, dejo en claro, era muy explosiva lo cual facilitó mucho el volvernos cercanos.

>> AnónimoOP /#/ 1916 [X]
Durante medio año más estuvimos trabajando juntos, llegó a presentarme a sus amigos e introducirme a su grupo, tuve suerte que hayan sido “majos”, las veces que todos nos reuníamos, L , solía estar muy cerca de mí, rara vez estábamos separados, resultó ser cariñosa aunque a su manera, era muy tosca, yo me dejaba hacer sus tonterías a la par que todos pensaban que éramos novios a escondidas, más que todo por las cosas que me hacía estando en público: me daba nalgadas, me mordía el brazo, me masajeaba los hombros de mala manera, entre muchas cosas más las cuales sobrellevaba amenazándola con hacerle cosquillas, esa era su gran debilidad. A veces, luego del trabajo me invitaba a su casa para ver series o jugar alguna cosa, rara vez la pasábamos solos ya que vivía con su mamá y hermana menor, pero las pocas veces que sucedía los juegos cobraban otro aire, le regresaba las nalgadas con algo de miedo, al hacerle cosquillas buscaba la manera de rosar sus pechos o cuando L se apoyaba en algún lugar me ponía detrás de ella tomándole la cintura según yo amenazándola con tumbarla al suelo, esto nos llevaba a forcejear, mi excusa perfecta para hundir mi entrepierna en su culo gordo. A ella no parecía molestarle estos juegos nuevos, además, me hacía sentir de vuelta, perdí el complejo a las mujeres, empecé a tener apetito sexual como erecciones sin necesidad de sobre estimularme el pene, volví a sentir morbo, en especial por L, no podía pasar una sola tarde en la que no babeara viendo su gordo culo cuando ella no lo notaba o buscar porno donde las actrices tengan un cuerpo similar a ella.
Sabía que si me esforzaba lo suficiente llegaríamos a ser novios y así poder disfrutar de ese culo gordo a mis anchas, si tan solo siendo amigos me dejaba darle arrimones ¿a qué se negaría estando en una relación? Además, nuestros “juegos privados” se volvían más intensos a más confianza le daba, era muy sencillo y a corto plazo, yo accedía a sus juegos luego ella a los míos, no me costó mucho llegar a pedirle que se sentara en mis piernas cuando estábamos a solas en su casa viendo tele, las primeras veces parecía pensarlo antes de hacerlo, después era cosa de todos los días, me gustaba sentir su peso en mí, como cereza en el pastel, a veces se meneaba retrocediendo el culo, atrapando mi bulto entre sus suaves nalgas, me encantaba cuando lo hacía, yo solo abría las piernas dando espacio a sus nalgas, ella cada tanto volteaba a verme buscando una reacción o seguía meneándose cada tanto.

>> AnónimoOP /#/ 1919 [X]
Otras veces era ella la que buscaba este contacto, cada que estaba echado boca abajo, ella se montaba en mi para luego recostarse en mi espalda, es esos momentos ella era muy dulce y tierna, incluso llegaba a abrazarme cuando le daba la espalda para intentar hacerme cosquillas lo que siempre terminaba en nuestra clásica excusa para tener roce, jugar a las peleas. Nos tumbábamos en la cama, el sofá o la alfombra para hacernos llaves de lucha o darnos empujones, yo solía tomarla de los muslos o las caderas para terminar de misionero poniéndola contra el suelo, por su parte, ella buscaba sentarse sobre mí, casi siempre en mi entrepierna poniéndome todo su peso encima. Siempre terminábamos con el cuerpo caliente, por lo regular conmigo sosteniéndola por detrás de la espalda apretándole el cuello con mi brazo, cepillándole mi erección en sus gordas nalgas, L hasta se quedaba quieta fingiendo no poder soltarse tirando el culo hacia atrás. Era obvio el morbo que sentíamos uno por el otro, incluso recuerdo las veces cuando fui a visitarla y ella andaba todo el día sin sostén, sus hermosos pezones se marcaban sobre la delgada tela de su ropa mientras la forma de sus pechos resaltaba con sus movimientos, aunque nunca la vi como una chica obesa ¿su hermoso cuerpo estaba muy bien desarrollado para su edad o talvez su “sobre peso” estaba repartido de manera perfecta? Solo sé que me ponía muy caliente y daría lo que fuera por volver a esas épocas.
Generarnos morbo entre nosotros sin decirlo, era un secreto no tan secreto entre los dos y esto, aunque suene estúpido, nos calentaba más al punto de buscar situaciones absurdas, como las veces que se sentaba sobre mí en el sofá, pecho con pecho, todo con la excusa de hacerme cosquillas cuando en realidad terminábamos haciendo fricción con nuestras entrepiernas o cuando veíamos televisión, ella montaba una pierna sobre mí y yo terminaba acariciándole el muslo interno, estando a solas la pasábamos excitados, disimulándolo con juegos o “cosas de amigos”.
Por casi un año anduvimos así, con nuestras actividades “amistosas”, hasta que conocimos a “K”, un tipo de mi edad que se las hacía de adinerado presumiendo las cosas que su papá le compraba, era un atorrante de mierda con el ego artificialmente inflado solo porque su ex, que luego descubrimos que era imaginaria kek, como si fuera poco el mitómano empezó a inventar escenarios donde sacaría a pasear su siguiente novia en el auto de su padre o llenarla de regalos, esto despertó cierto interés de algunas chicas en el grupo, para mi desgracia L se encontraría entre ellas y para empeorarlo todo K se fijaría en ella. Conforme pasaban los días notaba el desapego de L hacia el grupo, sí, todos seguíamos siendo amigos y llevándonos bien solo que ahora ella prefería salir con K en vez de estar con nosotros, obviamente dejó de visitarme y yo de visitarla, no respondía a nadie los mensajes en redes sociales hasta pasado horas, como era de esperar, se la pasaba con K, esto me genero grandes celos junto una pequeña depresión, volví a sentirme poco hombre, no volví a tener los problemas de antes pero sí me costaba dormir pensando que L podría estar teniendo intimidad con otra persona. Andaba bajoneado, arrepentido de no haberle propuesto una relación a mi chica, por lo tanto, decidí distraerme y terminé consiguiendo así otro empleo, ayudante de carpintero.
El trabajo no era nada complicado aparte que me resultaba muy divertido, me trataban y pagaban bien, se me hizo muy fácil olvidarme de los problemas. Cuando me di cuenta ya habían transcurrido 2 meses de la problemática, había perdido el contacto con la mayoría del grupo, en especial con L.
Teniendo dinero en la billetera decidí hacer una reunión en mi casa, como un estilo de reencuentro, invité a los chicos aparte de pedirles que corran la voz al resto pues quería que L estuviera de todos modos en la reunión, aunque no sucedió. Ya en la reunión le pregunte por ella a los demás, me contaron que K le había puesto los cuernos, resultado de esta ruptura (pues llegaron a ser novios por menos de un mes lol) L se alejó de todos. Al enterarme de este nuevo drama me sentí mal por ella aunque supuse que ese era su merecido por preferir a un extraño solo por el dinero.

>> Anónimo /#/ 1920 [X]
sigue porfa

>> AnónimoOP /#/ 1921 [X]
Al día siguiente busqué a quien empezaba a llamar mejor amiga. Tras tocar la puerta por más de 5 minutos ella me recibió con un abrazo muy fuerte, solo nos abrazamos por un rato muy largo, luego, casi empujándola me metí a su casa. Con su carita triste la vi pidiéndome que no me alejara de ella otra vez, yo intentaba calmarla porque realmente la veía triste, luego le dije cosas cursi, no recuerdo que pero funcionó ya que ese mismo día volvimos con los “juegos”. Teníamos la casa sola y no perdimos un solo minuto una vez ella recuperó el ánimo, todo empezó como siempre, a las cosquillas/ luchitas, poco después la tenía apoyada contra el sofá sosteniéndola de los brazos arrimándole todo el paquete entre sus nalgas gordas, entonces la oí gemir ligeramente mientras quebraba la espalda alzando el culo, esta fue mi luz verde y no la deje pasar.
Sin pensarlo dos veces solté sus brazos y la sostuve fuerte de la cintura, no estábamos en la mejor posición pero nos fuimos acomodando, ella soltaba gemidos ahogados mientras yo le daba embestidas de pelvis en su enorme trasero, restregando mi erección en todo su coño, no podía detenerme incluso cuando el calor de la fricción me fastidiaba el pene. Durante el calor del momento empecé a nalguearla para que no dejara de menear sus caderas, cuando dejó de hacerlo estiré mis manos, la tomé de los pechos levantándola hacia mí sin dejar de “culearla”, ella no se quedó atrás, se puso de pie mientras se giró para besarme, nuestro primer beso fue uno con lengua mientras manoseaba y abría su culo redondo, pensé que la situación no podría mejorar pero ella se desabrochó el brasier, no perdería tiempo viéndola así que le ayudé a quitarse la camiseta, sus tetas eran perfectas, redondas y firmes, la aureola de sus pezones era algo grande pero hermosamente claras.
Inmediatamente me senté en el sofá a lo que ella se montó en mí, empecé a lamer y chupar sus tetas sin dejar de manosearle las nalgas, L empezó a darme sentones entre gemidos sinceros, realmente no esperaba eso de ella pero me excitaba demasiado verla tan caliente. Cada tanto nos deteníamos para besarnos pero siempre volvíamos a empezar, teníamos el corazón muy agitado, con los cuerpos calientes, ambos queríamos sexo pero sabía que ella no lo propondría, yo tampoco me sentía muy seguro de decírselo así que la asomé a mí para a besarle el cuello, quería ver que tan lejos podía llevarla antes de correrme, yo estaba casi a mi limite, sentía que ella estaba muy lejos de acabar, entonces mientras le lamia el cuello empezó a estremecerse, como respuesta no me detuve motivándome a manosearle su culo gordo de manera más brusca, abriéndolo y estrujándolo con más fuerza mientras ella no dejaba de restregarme su coño. En este punto teníamos al menos 15 minutos dándonos placer, recuerdo claramente sus tetas sudadas, su rostro sonrojado, su voz cortada, hasta el aroma de su aliento.
Estaba por acabar en cualquier momento y no quería manchar mi ropa de semen además que me carcomía la idea de acabar en su boca así que se lo propuse con miedo de cortar el royo, L me observó fijamente algo extasiada, hubo silencio y calma por un breve momento, ella me preguntó si realmente quería una mamada, obviamente le dije que sí, ella se sentó en el sofá en lo que yo me paraba delante de ella, L tenía la mirada fija en mi erección en lo que logré bajarme la ropa, la sentí algo nerviosa cuando vio mi pene completamente duro ( felizmente no tenía mucho vello púbico ), fue muy gentil a la hora de tomar mi miembro y empezar a masturbarme.
Realmente, se sentía especial, mucho más íntimo a comparación de mi ex, notaba su esfuerzo por hacerme sentir bien. Puse mi mano sobre su cabeza y empecé a acariciarla hasta que por su propia cuenta empezó a mamármela, desde ese día por casi 3 años nos quedamos atorados en esa fase, sí, es muy repentino pero jamás me dejó que se la metiera, era algo frustrante la verdad más aun cuando me ponía de excusa “todo tiene su momento, vamos muy rápido”.

avísenme para continuar que aun queda mucho

>> Anónimo /#/ 1924 [X]
>>1921
sigue negro

>> Anónimo /#/ 1926 [X]
>>1921
Siguelo

>> Anónimo /#/ 1928 [X]
>>1921
Continua OP

>> Anónimo /#/ 1929 [X]
sigue

>> Anónimo /#/ 1934 [X]
Jajajajaja me encanta que digas "no soy muy bueno contando historias" y sin embargo me diste uno de los mejores relatos que alguna vez haya podido leer, super bien redactado y habiendo controlado la continuación de la historia en no detenerte en detalles o haber avanzado muy rápido. Sólo te digo que no la cagues abandonandola, ya que conozco a muchos de este chan que publican una historia muy jugosa en contenido y la dejan en la mejor parte, sería una verdadera lástima... :D

>> Anónimo /#/ 1939 [X]
Retomando lo de la mamada… en esos instantes que transcurrieron entre mi propuesta y bajarme los pantalones me había enfriado un poco, lo suficiente como para no venirme, una vez L metió mi pene en su boca vacié mi mente por completo, solo me dejé llevar. Obviamente era la primera mamada de L pero definitivamente fue increíble, al comienzo solo chupaba mi glande con mucha delicadeza, ella tenía una mano en mi pene mientras con la otra se sostenía de mi pierna, me causaba mucha ternura y excitación al mismo tiempo, me vi tentado a empujar mi pene dentro de su boca pero decidí que todo fuera al ritmo de ella y no me defraudó, momento después sacó mi glande de su boca, inmediatamente empezó a lamerme el hoyo del pene con la punta de su lengua, realmente me estremecí, mi ex nunca lo había hecho, ella me preguntó si se sentía bien, apenas pude pronunciar “sí”, ella continuó haciéndolo sin levantar la mirada con mucho morbo en su cara, la sostuve del cabello sin intensión de apartarla, ella volvió a meter mi pene en su boca, esta vez era más que el glande y empezó a mamármela un poco brusco, me lastimaba ligeramente con sus dientes pero era algo que podía soportar.
En ningún momento ella se detuvo, por mi parte no la soltaba del cabello, por ratos le hundía la cabeza para sentir más el interior de su boca como de paso frenarla, a pesar de sentirme en el cielo no quería acabar tan rápido pero ella no pensaba en ello, cada vez succionaba con más fuerza e intentaba ir más rápido. Su saliva empezaba a chorreaba hasta mis pelotas, mi pene empezaba a palpitar, ella me sostenía más fuerte de la pierna y yo a ella de los cabellos, pensé en darme rienda suelta y lo hice, abrí un poco más las piernas, la sostuve del cabello con mucha fuerza para empezar a manejarla, supe que podía ahogarla pero no darle una mala experiencia, pues, desde el comienzo me demostró que a ella le gustaba lo rudo. Literal (aunque suene tonto), empecé a follarla por la boca, ella no me dio señales para detenerme o ir más lento, de hecho, ahora se apoya con las dos manos en mis piernas, la estaba usando a mi manera, la estaba dominando, ella gemía mientras la ahogaba con mis embestidas haciendo sonidos húmedos que no me permitían detenerme, entonces ella alejó la cabeza para tomar aire mientras hilos de saliva espesa conectaban mi polla con sus labios, L estaba completamente roja y babeando con la mirada un poco perdida.
Le pregunté si quería detenerse, ella me respondió chupándome el glande de nuevo volviendo a hacer esa cosa con su lengua con mucho entusiasmo, volví a estremecerme, la sensación es realmente única, levanté su frente y le pedí que sacara la lengua, ella solo obedeció, la solté del cabello y la sostuve de las mejillas con una mano mientras con la otra empecé a masturbarme manteniendo mi glande en su lengua, la respiración de L empezó a volverse gruesa, podía sentir la lujuria en su carita tierna, entonces, eyaculé en su boca aterrizando una gran carga de semen espeso en su lengua, pensé que retiraría el rostro, en cambio no dejaba de mover su lengua mientras vaciaba hasta lo último. A penas solté su rostro ella lo tragó todo antes de volver a chupármela, esta vez mucho más lento, realmente quería sacarme hasta la última gota. Una vez ella acabó me sentí satisfecho sexualmente y me senté a su costado, ambos estábamos completamente sudados, nos mantuvimos en silencio al menos un minuto tumbados en el sofá, hasta que le solté la clásica pregunta estúpida: “¿te gustó?”, ella me respondió con otra pregunta: “¿y a ti?”. Le respondí con lo más obvio, incluso le pregunté donde había aprendido esos trucos, algo avergonzada me dijo que siempre había querido hacerlo ya que una de sus fantasías era que le acaben en la boca, ahora todo tenía sentido y mejor para mí, me había ganado un depósito de semen.


>>1924
>>1926
>>1928
>>1929
>>1934
Realmente no pensé que lograría llamar la atención de ustedes, en todo caso continuaré la historia y perdón si los hice o hago esperar, intentaré actualizar la historia lo más pronto posible

>> Anónimo /#/ 1990 [X]
>>1939
Que buena historia

>> Anónimo /#/ 2196 [X]
muy buena historia negro

>> AnónimoOP /#/ 2224 [X]
>Ya casi me había olvidado de actualizar el hilo, tenía pensado postear el relato completo hasta el final aunque prefiero ir con más detalles por cada etapa de la relación
Tras descubrir su fetiche no tardé en abusar de ello, cada que teníamos privacidad terminábamos manoseándonos y conmigo acabando en su boca. L con los días me confesó que no le agradaba mucho el sabor de mi semen, por lo que empecé a comer frutas a diario: piña, plátano, manzana, etc. Quería complacerla tanto como ella a mí, incluso bajé de peso y me sentía atractivo.
Todo marchaba muy bien, aunque ella se sentía algo acomplejada con su figura, cosa que me pareció estúpida, las demás chicas en nuestro círculo social eran delgadas y más altas, pero L tenía un culo que dejaría erecto al más disfuncional de los disfuncionales, se lo decía constantemente e intentaba hacerla caer en razón. No era un tema que me gustara tratar con ella porque siempre me hablaba de dietas extremas u operaciones.
Felizmente logré conseguirle una colchoneta y un par de pesas para que hiciéramos ejercicios juntos en su casa, también conocí más a su familia, su madre es una señora muy amable, la hermana menor una niña celosa que siempre nos vigilaba aunque es muy alegre.
El tiempo junto a ella pasó muy rápido, como la veía casi a diario no noté sus cambios físicos hasta que fuimos a una piscina, me sorprendí mucho al verla en ropa de baño. Sus caderas anchas muy marcadas junto a sus muslos gruesos y culo gordo pero firme formaban una figura increíble que resaltaba en el lugar (82/ 57/ 93 todavía tengo sus medidas apuntadas en el celular).
No podía creer que tremenda mujer fuera solo para mí, tampoco podía creer que no me la haya follado en casi 2 años de “relación”, sientas de ideas recorrieron mi mente al verla en su bañador enterizo ridículamente apretado, esa misma tarde, cuando llegamos a su casa su madre nos recibió con comida antes de ir por un recado que se nos había olvidado. Una vez la señora cruzó la puerta, le pregunté a L si podíamos intentar algo nuevo, ella aceptó y fuimos a su habitación.
La desvestí por completo aunque ella no quiso quitarse sus sexys bragas, empecé a tocarla con mucha más lujuria que antes, chupaba y lamía sus pechos como un desesperado mientras abría su enorme culazo con ambas manos manoseando sus gordas nalgas, saqué mi pene completamente erecto para colocarlo en su entrepierna hundiéndolo en ella.
A ella le gustó por lo que empezó a cooperar, parándose de puntillas, cerrando las piernas y pegando su cuerpo al mío abrazándome del cuello dejando caer su peso sobre mí, apenas íbamos empezando pero mi pene ya palpitaba al mismo ritmo de mi corazón mientras movía mi pelvis adelante y atrás, penetrando ese espacio tan reducido como caliente que se tornaba cada vez más húmedo.
Completamente excitados mesclábamos nuestra saliva en un beso apasionado sin dejar de movernos, ella no me alejaba de su boca y yo no soltaba su enorme culo ni dejaba de bombearlo cada vez con más fuerza. Para mi satisfacción L empezó a tener pequeñas contracciones soltando fluido, dejó de besarme para empezar a gemir pidiéndome que no me detenga, en respuesta asomé mi boca a su cuello para morderla, esto le encantaba a L. Segundos más tarde logré hacerla venir.
Ella se tumbó en la cama, rendida por el reciente orgasmo, por mi parte estaba algo insatisfecho y saqué mi segunda carta: “amor, hagamos un 69”, al principio se negó pues no quería quitarse las bragas pero al decirle que no era necesario aceptó.
Entonces me eché en la cama con las piernas cayendo por el borde, ella me observó aun sonrojada por un breve instante preguntándome si estaría bien, solo solté una risa nerviosa mientras acomodaba una almohada debajo de mi cabeza. Lo siguiente es algo que no olvidaré jamás: L alzó una pierna pasándola sobre mí colocando su gigantesco culo sobre mí cara, aterrizando su coño húmedo en mi boca, inmediatamente empecé a acariciar sus nalgas en lo que ella, algo incomoda por la posición se estiró sobre mí hasta llegar a mi pene con la boca.
Estuve en el cielo por segunda vez, L no dejaba de estimularme lamiéndome el hoyo del pene sin piedad haciéndome retorcer como de costumbre, mientras, yo me ahogaba en su coño intentando lamerlo por encima de sus bragas negras haciéndola gemir ocasionalmente, era una pose nueva para ambos pero L no se quedó atrás, la pose le favorecía demás, en menos de un minuto mi mejor amiga se encontraba restregándome el coño en toda la cara casi pidiéndome que le dé placer mientras me la mamaba como nunca llevando mi pene a una nueva profundidad.
L me estaba dominando y eso me enfermaba del placer, la situación se me había escapado de las manos por completo, torpemente aguantaba los gemidos manoseando sus nalgas oyendo los sonidos húmedos de L, en un último intento quise llegar a su cabeza con mis manos para frenarla un poco pero fue muy tarde, apenas pude avisarle que me vendría y eyaculé salvajemente dentro su boca.
Como de costumbre ella se lo tragó todo para luego darme otra mamada más breve limpiándome lo que quedaba, completamente extasiado comprendí la naturaleza de la chica que tenía sobre mí, era una súcubo reprimida con la que podía experimentar cualquier cosa siempre y cuando no bajara sus bragas.

>> Anónimo /#/ 2225 [X]
Muuy nice esa historia

>> Anónimo /#/ 2308 [X]
espero tengas más historias

>> Anónimo /#/ 2313 [X]
Bueno vas a terminar el relato o no?

>> Anónimo /#/ 2348 [X]
>>2224
Bro, por favor siguela y si no te molesta con otra foto porque esta muy bien narrada e intrigante

>> Anónimo /#/ 2371 [X]
>>2308
>>2313
>>2348

Bueno amigos, estos últimos días estuve escribiendo la continuación a lo ya contado PERO no sucedió ningún avances considerables en la relación hasta mucho tiempo después, así que les dejo unas cuantas anécdotas que sucedieron entre 2017 a julio de 2018 que no me gustarían dejar en el aire y siento que les gustaría leer
El primo fotógrafo (1/?)
Habiendo superado la etapa anterior mis ganas de follar eran saciadas con buenas felaciones mientras tenía el jugoso culo de L en mi cara, paralelo a ello, nuestra confianza y vida sexual se volvió más intensa pero no más activa pues los estudios de L junto mi nuevo trabajo (ayudante de soldadura) nos dejaban pocos días a la semana agregando el hecho de no tener un lugar 100% privado para estos días. Sea coincidencia o para mi “buena” suerte sufí una quemadura de primer grado cerca del codo que me incapacitó por una semana, la misma semana que unos parientes políticos pero muy cercanos a la familia de L los visitaría, entre ellos su primo, llamémoslo “E”.
La primera impresión que me dio fue muy mala, se quedó mirándome de pies a cabeza cuando me presentaron como el mejor amigo, no me considero astuto, aun así no me cuesta mucho saber que piensa la gente de mí al verme, E estaba visiblemente disgustado con mi apariencia, de igual manera lo saludé e intenté llevarme bien con él. Los familiares de L eran muy agradables aunque me incomodaban mucho con sus preguntas (que a L le daba gracia), ¿son novios?, ¿no saldrán a escondidas, verdad?, ¿han pensado ser pareja? Al no poder aguantar la presión me inventé una excusa y me largué del lugar entre risas incomodas.
Ya en mi cuarto, pasadas unas horas de haber llegado me cayeron mensajes de L, me estaba pidiendo que regresara a su casa pues la habían dejado sola y podríamos hacer “algo”, para que mentir, me excitaba mucho cuando ella me pedía intimidad, contrastaba mucho con su forma tierna y aniñada. Una vez llamé al timbre E me abrió la puerta, me sorprendió mucho, se supondría que ella estaba sola, de todas maneras intenté no tomarle mucha importancia, pasé a la sala, me senté en el sofá y pregunte por ella.
E evadió la pregunta e intentó hacerme conversación, mantuvimos una charla sobre mí y mi amistad con L, lo notaba muy tenso, lleno de sospechas sobre lo que hacíamos a solas, al menos me resultaba “fácil” persuadirlo mientras saltábamos entre preguntas y le regresaba otras tantas. Entre el parloteo me contó su pasión por la fotografía, que tenía una cámara profesional, programas de edición y todo un arsenal de herramientas. La conversación parecía ir en buen rumbo, entonces me preguntó: “¿crees que L sería una buena modelo? O sea, tiene 16 pero está buena”
La pregunta me sacudió la cabeza, por alguna razón lo sentí como un ataque o una muestra de sus intenciones con L, pues, al menos en España son muy comunes los casos donde los fotógrafos abusan de sus modelos. Le seguí el royo con respuestas algo cortantes mientras E empezaba a halagar el cuerpo de L, lo bien desarrollada que estaba como lo atractiva que le resultaba. La conversación se volvió insufriblemente infinita, no sabía cómo tomármelo, ¿el tipo me estaba provocando?
Pasado los minutos L salió de su habitación y nos hizo compañía, el tipo y yo fingimos no haber tenido aquella conversación, cambiamos de tema e intentamos disimular la tensión. Los días continuaron su rumbo con algo de normalidad aunque me preocupaba por lo que podría pasar entre E y L, ellos estaban viviendo bajo el mismo techo, durmiendo bajo el mismo techo, de todas maneras no quería sonar paranoico frente a mi chica además que confiaba en ella pero no podía sacarme el escenario de la cabeza, para empeorarlo todo, una tarde cuando L me visitó me contó de una propuesta que su primo le había hecho, él le tomaría unas cuantas fotos haciendo cosplay de Fiona (personaje de MetalSlug) y si las lograba vender la haría su modelo. Mierda, todas las alarmas se me encendieron al mismo tiempo. Me negué rotundamente, no pude aguantar más así que le empecé a soltar pestes del tipo, desde la forma que me miraba hasta aquella conversación, L se quedó callada mientras ataba cavos sueltos para después contarme su lado de esos días.
Sí, yo estaba en lo cierto, L había notado que su primo la miraba de manera poco “normal”, le hacía chistes de doble sentido, le insistía mucho con el tema de las fotos además que, “misteriosamente” se le había perdido unas bragas. Me volví histérico con eso último, quería salir directo en busca del tipo para encararlo, talvez darle un par de golpes para ver qué tan sanos estaban sus dientes, la sangre se me evaporaba de la ira pero L logró calmarme. Felizmente las cosas no pasaron a mayores, solo tuvimos que esperar unos cuentos días para que se fuera aunque el muy desgraciado antes de largarse le robaría otras bragas a L. (en total le robó 2)

>> AnónimoOP /#/ 2372 [X]
Para perder el mal sabor de boca les tengo esta pequeña aventura muy intensa

Psdt: se le olvidó poner el “OP” en >>2371


Salida a la montaña (2/?)
Por alguna razón mi padre se despertó un día con muchas ganas de visitar naturaleza, el viejo es alguien muy rutinario por lo que mi mamá y yo nos sorprendimos mucho, supongo que la vejez te hace querer revivir los buenos tiempos. No nos costó mucho alquilar un 4x4 y trazar una ruta para nuestra salida, como de costumbre involucré a L en esta salida, nadie tuvo problemas con ello.
Tras un largo viaje de amanecida llegamos a nuestro destino. La montaña es muy hermosa en realidad y tras recorrerla por varias horas nos regresamos a la camioneta para descansar. Los viejos ya estaban cansados así que se quedaron a dormir mientras L y yo nos alejamos para seguir explorando. Ninguno de los dos habíamos ido solo a ver la naturaleza, queríamos probar algo nuevo, ese fue nuestro plan desde un principio.
Ni bien perdimos la camioneta de vista ya tenía las manos en el gordo culo de L, había pasado mucho desde la última vez, la acerqué a mi hundiendo mi erección en su entrepierna mientras masajeaba sus enormes nalgas oyéndola gemir, empecé a besarla en el cuello subiendo a mordidas hasta su boca, a L le encantaba esos tratos. Sin despegarnos me acomodé apoyándome sobre un árbol, tomé una pierna de L y la levanté hacia mí, encontrando el Angulo perfecto para restregar mi erección en todo su coño, simplemente sabroso.
Entre besos de lengua empezamos a intercambiar saliva mientras movíamos la pelvis dándonos placer, luego de un momento solté a L y la puse contra el árbol tomándola del cabello, ella, como de costumbre no se quedó atrás, mientras la sostenía levantó su enorme culo mientras lo bamboleaba para mí, inmediatamente empecé a nalguearla con mi mano libre. Esto apenas estaba empezando pero ya estábamos lo suficientemente calientes para no sentir el frio del lugar.
Entonces L, como una niñita muy obediente, se bajó los jeans una vez se lo pedí, me encantaba lo sumisa que podía ser por momentos. Pude ver en primera plana como su delicioso culo enorme salía de sus pantalones, para mi placer, llevaba unas bragas negras muy cortas que resaltaban en su piel blanca. No pude resistirme, volví a nalguearla viendo como rebotaba su culo. Me desabroché el pantalón y saqué mi pene completamente duro para ponerlo entre sus nalgas y empezar a sobarlo en ellas, L no dejaba de bambolear su trasero levantándolo más, le pregunté “¿te gusta entre tus nalgas?”, ella sonrojada con la voz algo cortada respondió: “me gusta en el coño”.
Demonios, L sabía cómo provocarme, con mucha fuerza la sostuve con ambas manos de las caderas acomodándome detrás de ella y empecé a hacer fricción salvajemente con mi pene de abajo hacia arriba en todo su coño, podía sentir sus fluidos traspasando la tela de sus bragas, como su coño empezaba a hervir mientras sus labios vaginales se abrían para mí. Más de dos años de abstinencia eran una tortura que podía alivianar con estos encuentros, me sentía en el cielo, pero quería más, quería follarmela como un caballo salvaje y llenarla de mi espeso semen hasta el último rincón de su vagina.
Cada vez daba envestidas más fuertes a la par que no daba señales de soltarla, tenía a mi nena parada en la punta de los dedos gimiendo y diciendo mi nombre, en ese momento no me importaba ser escuchado o visto, por lo contario, sentía placer por el riesgo de ser pillado dándole placer a mi hembra, estaba salvaje, dominado por la testosterona. L empezaba a sudar mientras su cuerpo se aflojaba junto al mío, nos movíamos como marionetas manejadas por la lujuria. Apenas liberé una mano le solté una nalgada que fue acompañada por su eco, luego otra y otra y otra. No podía detenerme.
Volví a tomarla del cabello con la mano izquierda jalando su cabeza hacia atrás mientras mi mano derecha no dejaba de azotarla en sus enormes nalgas ya coloradas de tantas nalgadas, estábamos enchufados como perros. No sé en qué momento sucedió, al darme cuenta L estaba temblando del placer mientras una gota de sus fluidos viajaba de su coño hasta sus rodillas, ya se había corrido pero se esforzaba por seguir de pie dándome el culo, entonces la giré y empecé a besarla como si la vida se tratara de ello, nuestras lenguas se trataban de hacer nudos mientras mi mano aterrizaba en su entrepierna caliente para masturbarla, mi nena no se quedó atrás, no es algo a lo que esté acostumbrada.
Tomó con delicadeza mi pene mientras me masturbaba, me ordeñaba con esmero en agradecimiento por el orgasmo, ella sabía muy bien que estaba poseído así que se arrodilló frente a mí y empezó a mamármela como pocas veces lo hacía. Sostenía mi pene, aun masturbándome mientras succionaba con fuerza todo lo que podía meterse a la boca, yo la tomé nuevamente del cabello manipulándola a mi gusto, ahogándola a placer, dominándola como tanto le gustaba. Estaba tan dominado por el momento que no dudé en llevar su boca hacia mis testículos, ella muy obediente empezó a chuparlos mientras seguía masturbándome.
No podía sentir más que placer al ver la carita roja de L llena de saliva escurriéndose por sus labios y su mirada perdida apuntando a mis ojos. “¿eres mi putita?”, “sí papi”, ese fue nuestro único dialogo antes que la echara sobre las hojas secas en el suelo, colocándome sobre ella de misionero para seguir con la fricción, nada podía pararme, era Muhammad Ali en cocaína con la furia Pacquiao manejando a 120km/h sobre los caminos del inca inhalando acetona.
Fue inminente, L volvió a correrse retorciéndose sobre su delgada espalda entre gemidos ahogados. La vi babeando por primera vez, con fluidos cayendo por su hermosa entrepierna dibujando su sabrosa vagina de labios gruesos mientras le temblaban las piernas. Alabada sea afrodita por esta venus, alabado sea Zeus por darme este cuerpo lleno de placeres, alabado sea cronos por este momento. Pero no estaba satisfecho, seguía queriendo más, no pude contenerlo y aun tumbada le subí la camiseta para chuparle las tetas, estaba casi tendido sobre ella, quise continuar hasta acabar pero ella ya estaba muy cansada, era suficiente, al menos por ese momento.
Me sentí algo mal cuando sentí su pecho frio ya que L es muy friolenta, una vez nos pusimos de pie le ayudé a vestirse y nos dimos varios besos, saqué el celular y vi que mis padres me había llamado hace más de 20 minutos, ¿cuánto tiempo nos tomamos?, les regresé la llamada y me inventé una excusa mientras regresábamos con ellos. Fue muy excitante intentar algo al aire libre, la sensación de tener intimidad en un lugar público es especial, talvez sea algún factor psicológico.

>> Anónimo /#/ 2376 [X]
Negrito tus posts me dan vida
Muy buenos OVAs
Espero el siguiente capitulo con ansiedad

>> Anónimo /#/ 2389 [X]
>>2371

>Tener prima Hebe culona
>Visitarla
>dormir en la misma casa por una semana

Si es tan rica como la describes yo hubiera echo lo mismo que el primo kek


Eliminar hilos/posts
Reportar un hilo/post
[Volver] [Catálogo] [★]