[Volver] [Catálogo] [★]
Estás en el hilo 196 de /r/.
Título  
Opciones
Post
Archivo URL
Pass  (Para eliminar tu post, opcional)
Tipos de archivo: GIF, JPG, MP4, PNG, WEBM . Tamaño máximo: 32 MB.
El posteo está cerrado temporalmente mientras solucionamos un problema técnico.

¡Importante! Lee las reglas antes de participar.

¡Nuevo tablón de Streamers y Youtubers!

Mamá y hermana traviesas : Betty.
[A]
160047381447.jpg [S] ( 119.05KB , 640x1136 , D53C59C2-2221-4...jpg )
196 Mamá y hermana traviesas : Betty.
Anónimo

/#/ 196 []

Hola antes que nada quiero aclarar que esta serie de historias la comencé a publicar en los foros de relatos en el año 2015, está version será un tanto más limpia y estructurada debido a que en ese momento tenía 17 años y poseía una nula habilidad para la escritura, lo que les voy a relatar es un hecho veridico del como he tenido algunas experiencias muy excitantes con mi hermana Fátima y con Beatriz. Después de haber leído muchos relatos me he dado cuenta que no soy el unico que ha tenido roces eroticos con personas de su famila y es por esa razón me he decidido a documentar y compartir algunas anécdotas que he vivido con mi hermosa hermana y con la que hasta ese momento yo creía era mi madre, fueron tantas que solo el recordarlas me ponen muy cachondo, sin mas rodeos por el momento ire al grano de la historia y comenzare a escribir, espero que les guste.

Mi nombre es Carlos vivo en Torreon, Coahuila, México y soy un joven de lo mas normal de 17 años nada fuera de lo comun estatura considerable 1.80m, un físico buenos debido a que voy mucho al gimnasio y a mi buena genética familiar.
Mi familia es pequeña, está compuesta por mi padre Daniel muy trabajador y dedicado a su empresa constructora, mi madre Beatriz una ama de casa y comerciante de 34 años que se dedica completamente al hogar, la famila y su negocio de ropa.
Mi madre es una diosa completamente y no es por exagerar mide 1.65metros de estatura, tiene un rostro regular, pechos lindos y proporcionales a su cuerpo pero su atributo que más destaca son ese hermoso par de piernas y ese descomunal par de nalgas que tiene a mas de uno de mis vecinos y conocidos vueltos locos. Y para finalizar con mi familia llegamos a la ultima integrante de la familia mi hermana Fatima, soy mayor que ella por dos años actualmente ella tiene 15 añitos y goza de un cuerpo que nos deja si no es que a todos, les aseguro que a más de uno con la boca abierta cada vez que la ves pasar, yo creo es en gran parte a la herencia genetica de mi madre, de la cual pudo heredar ese hermoso par de nalgas. Pero es ese modo tan disitintivo de vestir... despreocupado, sexy y cachondo que las distigue a ambas de las demas mujeres en el barrio en el que vivimos, yo sé que tal vez este mal que vea a mi madre y mi hermana de esa manera, pero les aseguro que si tuvieran la oportunidad de verlas a diario con esas faldas cortas y ajustadas que siempre dejan ver sus hermosas piernas e incluso que a veces dejan escapar el borde de su descomunal par de nalgas tendrian los mismos pensamientos que tengo yo siempre que las veo.

Después de la pubertad muchas veces mi hermana e incluso mi madre Betty me descubrieron en un estado de tonto hipnotizado por el vaiven de sus nalgas mientras realizaban las tareas del hogar o las acompañaba de compras y me quedaba un poco por detrás de ellas buscando cualquier excusa para que se adelantaran unos metros por delante mio y disfrutar de ese grandioso show que nos brindan siempre a todos y en todos lados a los que las acopaño, en ese tipo de situaciones fue cuando comenzó mi tensión y morbo hacia ellas. Cuando comenzaron a notar que las veía de una manera morbosa comenzaron una especie de juego “inocente” en que incluían caras burlonas y de complicidad acompañadas de comentarios como: "¿Que estas viendo cochino? ¿te gustan o qué?", "te las vas a acabar con esos ojos", “tómales foto si quieres” ese tipo de comentarios acompañados de movimientos sugestivos de su culo mientras se reían lo cúal en lugar de lograr que dejara de mirar me invitaban a seguir gozando el show.

En fin no es secreto que mi madre y mi hermana tienen en el barrio una reputación de tipicas calienta vergas, lo cual a mi me molestaba mucho en un principio ya que a pesar de que era consciente de que exageraban su caminar y vestían provocativo para conseguir favores con vecinos o conocidos o por el simple gusto de provocar a los hombres pues no dejaba de molestarme el hecho de que les dijeran ese tipo de comentarios, hasta que una situación hizo que cambiara totalmente mi forma de pensar y diera credito a que yo mismo me diera cuenta que realmente si eran un par de golfillas que gustaban de provocar a cuanto hombre se les parara enfrente sin discriminar.

Ese día todo transcurria de manera normal como cualquier otro día, pero con una sola diferencia, nos preparabamos para el cumpleaños número 42 mi padre fecha especial ya que a él siempre le ha gustado festejarse en grande e invitar a sus amigos, familia y uno que otro colega de su gremio.
El día transcurria de los mas tranquilo y yo descansaba en la sala cuando de repente escuche que me llamaba mi hermana desde su cuarto.

<Carlos!-Contesté
>Que pasa!?
<Puedes venir por favor?

Me levante algo molesto del sillon en el que estaba descansando y subí las escaleras para llegar a su cuarto. Cuando entré quede boquiabierto, ahí estaban las dos, con unos vestidos ceñidos al cuerpo y cortisimos que acababan de comprar para la fiesta.

<¿Que te parecen Dany? ¿Crees que estan bien para la fiesta?

Me quedé callado, estaba en shock, esos vestidos eran mas cortos y ajustados de lo normal, empece a reaccionar, quise contestar pero solo alcancé a balbucear, me interrumpio mamá.

<Creo que si le gustaron hija, mira, hasta mudo lo dejamos.
A lo que mi hermana contesto con una risa diciendo.
<Ya sé miralo pobrecito esta todo rojo.
<¿No nos vas a pedir una vuelta?- agregó Betty
A lo que muy torpemente alcanze a balbucear.
>Si a ver una vuelta.
<Yo primero. Dijo mi hermana girando lentamente y parando ese hermoso culo tierno y bien formado que se carga.

Me puse a mil, pero mi Betty se llevo el premio.

Comenzó a girar de un modo lento mientras comenzó a bailar de una manera muy sensual, mis ojos quedaron clavados inmediatamente en sus nalgas, no lo podia creer, ese vestido dejaba escapar mucha mas carne de lo normal era cuestion de una pequeña inclinacion de mi madre para que se escapara casi una cuarta parte de su culo.


>No crees que es muy corto?
<Si... pero pues tratare de no moverme mucho para que no se escape nada jaja, aparte se ve que te gustó como se me ve, mira nada mas eso. - Me dijo dirigiendo su mirada a mi paquete, no pude contener la pena y me puse completamente rojo.

Mi hermana y mi madre soltaron una carcajada burlona y se dirigieron al cuarto de al lado.

<Vamos hija, yo creo tu hermano necesita hacer algo a solas jajaja. A lo que las dos empezaron salir del cuarto riendo a carcajadas.

Y Betty no se equivocaba, necesitaba desesperadamente masturbarme, fue la primer corrida que tuve pensando en ellas dos, el solo hecho de imaginar a mi hermana y mi madre empinadas levantandoles el vestido y follandolas por el culo sin misericordia me envolvió, la sensacion fue algo extraña, me excitaba y me sentia raro a la vez, pero les aseguro que fue la mejor corrida que tuve en mucho tiempo.

El relato continúa en la parte de abajo por falta de caracteres.

>> AnónimoOP /#/ 197 [X]
La fiesta comenzó en punto de las 6 de la tarde aproximadamente pero para este punto Betty ya tenía unos tragos encima, los invitados comenzaron a llegar y otra cosa llamo mi atención. Mi madre tiene tres hermanos mayores, ella fue la unica mujer, al llegar uno a uno mis tíos acompañados de mis primos noté que llegaban y la sorprendian tapandole los ojos para que "adivinara" quien era, pero al analizar bien esa acción obvio pude deducir que solo era una tactica para restregarle la verga en las nalgas a mi madre, pero eso lo entendería mas tarde. Obviamente mis primos que tienen un rango de edad parecido al mío quedaron fascinados al ver a Betty con semejante vestido y ese par de altos tacones que hacían resaltar más su glorioso culo.

Me parecio raro que mis algunos invitados (por lo general familiares) se acercaban demasiado a Betty usando cualquier excusa, la tomaban desprevenida por la cintura desde la parte de atrás dándole los famosos arrimones a lo que ella daba solo un sobresalto de sorpresa mientras sonreía, en más de una ocasión noté también que bajaban la mano disimuladamente para tocar sus nalgas a lo que ella respondía con manazos juguetones o les tomaba disimuladamente las manos para quitarlas de sus nalgas y colocarlas de nuevo en su cintura con el fin de que nadie viera la situación, pero jamás hubo protesta alguna de parte de ella al sentir tales acciones, sabía que la familia en general era muy unida pero eso era de mas.

Mi tío Enrique el mas cercano en edad a Betty, fue el primero de los tres hermanos en llegar, la tomo por detras y le tapo los ojos, para esto, al momento en el que él entro a la casa y la vio de espalda no pudo evitar soltar una mueca de lujuria , paso sus lengua por sus labios de manera obscena y eso me llamó mucho la atención.

>¿Quien soy chaparra?
Me quede pensando, como si tu voz no te fuera a delatar idiota. Pero mamá me volvio a sorprender.
<Mmmmmmm déjame pensar, ¡no sé!
Contestó de una manera muy cachonda, siempre me ha gustado cuando hace ese tono de niña mimada.
<¡Ay no sé!
Y noté que comenzo a mover sus nalgas de una manera circular muy sutil, mi tio tenía su verga totalmente pegada en el culo de mi mamá y era obvio que ese masaje que mi madre le daba con las nalgas mientras "trataba de adivinar" lo tenía en la gloria, se podía ver en su rostro.
<Eres Luis!
>No, no soy Luis.
<Entonces Roberto!
>No, ¡soy Enrique Betty! -Acto seguido mi tio le dio una nalgada descomunal, mi madre solo dio un pequeño salto hacía adelante volteo a verlo y le solto una sonrisa.
<Me dolio tonto.
>Discúlpame, ven para sobarte Betty.
<Eso quisieras Idiota- Contestó mientras soltaba una carcajada.
>Siempre has sabido lo que quiero jajaja, mírate! sigues buenisima!
<Eres un idiota! -Contestó mi mamá mientras reía.

¿Qué? "¿Sigues buenisima?" eso fue la gota que derramo el vaso, sin duda alguna ahora estaba seguro que en mi casa tenía una diosa a la que todos querian disfrutar.

La fiesta continuo y no pude dejar de observar como todos los hombres se le quedaban viendo a mamá, ¡claro! Betty como de costumbre no cumplio lo que dijo. <"No me voy a mover tanto para que no se salga nada", claro que si, se movio y mucho, como siempre, caminaba de una manera exagerada que hacía que sus nalgas se movieran aún mas de lo normal y el vestido fuera subiendo poco a poco, mientras servia los platos la inclinacion dejaba ver el principio de sus nalgas carnosas y un hermoso calzon negro que las hacia resaltar aun mas. En el transcurso de la fiesta y al calor de los tragos que eran abundantes como de costumbre en los eventos de mi casa, comenzaron a hacerse más frecuentes los tocamientos “involuntarios” hacia Betty, todos aprovechaban la oportunidad para tocarla de una u otra manera, quise suponer que era debido al alcohol el hecho de que ella no hiciera nada al respecto pero eso siempre será una incógnita para mí.

Al ver todo eso mi excitación crecío, vi como sus tres hermanos o sea mis tios se daban un festin tomandole fotos cada vez que podian, las veían y discutian haciendo caras de placer y excitación, ellos siempre van solo acompañados de mis primos a nuestras fiestas, sus esposas jamas van a nuestra casa debido a que no quieren a mi mamá por "corriente" y "zorra" según ellas y pues eso les facilita hacer sus fechorias siempre, y pues como es obvio a mis primos también les encanta el espectáculo que es ver a Betty en cualquier situación.

Este completo ambiente de erotismo empezo a pegarme de lleno, pensé, si mi madre no les reclamaba a ellos ¿por qué no puedo hacerlo yo? me armé de valor para poder hacer yo lo mismo que todos estaban haciendo, mi madre pasó frente a mí con dirección a la cocina mis ojos quedaron clavados en sus nalgas por su forma de caminar, tomé un respiro profundo y me dispuse a seguirla.

Continúa el hilo abajo por falta de caracteres.

>> AnónimoOP /#/ 198 [X]
Entré a la cocina y ahí estaba ella, tratando de alcanzar un recipinte de la cocineta al tratar de alcanzar el artefacto su corto vestido se subió y dejó expuesto la mitad de su culo, el hermoso cachetero de encaje negro se amoldaba perfecto a su exquisito par de nalgas y quedé hipnotizado.
>Déjame ayudarte, yo lo bajo.
Sin darle tiempo a que se moviera me acerqué a ella y pegue mi cuerpo a el por detras para estirar el brazo y ayudarle. Pero al momento de juntar mi verga erecta con sus nalgas me olvidé por completo del recipiente que trataba de alcanzar y le di el arrimón mas descarado que se puedan imaginar.

<Ayyyyy tontooooo. Dijo en un tono entre sorprendida y algo asustada.
<¿!Que te pasa Carlos!? ¿Por qué haces eso?
>Perdon mamá.
<¿Cual perdon cabron? ahorita mismo me vas a explicar, te he visto viendome el culo y... esta bien no me molesta, eres hombre y te entiendo de hecho me halagas ¿Pero esto? ¿Como se te ocurre?
>Mi tio Quique te agarra las nalgas y no dices nada!-Respondí algo exaltado.

Mi madre se quedó callada un pequeño momento y me dijo.

<Mira hijo, el y yo convivimos mucho desde jovenes y bromeamos mucho, es solo juego.
>Eso no es juego, veo como te mira y como te nalguea de "cariño" y eso no es juego.
<Jajajaja yo sé que a veces se pasa un poco de la raya pero te aseguro que es solo juego hijo jajaja relajate.
>En ese caso yo tambien quiero jugar así.
<Mira, mira jajaja ahora no solo te basta con vermelas tambien quieres tocarme, ¿no te bastó con lo que me acabas de hacer tonto? De ninguna manera jugaré así contigo ¿que te pasa?
>Andale no pido mucho, solo lo mismo que mi tío.
Me dio la espalda y no pude evitar clavar la mirada en su culo.
<¡No! si te dejo hacer eso despues querras hacer más eres hombre y los conozco no quiero lios ¿que te pasa? ¡Soy tú mamá!. Contesto con ése tono de voz que tanto me encanta.
>No mamá te lo juro que no, solo quiero tener esos mismos privilegios que tiene mi tío.
<Jajaja ahora resulta que mis nalgas son un privilegio, tenias que ser hombre cabron.

Se puso seria y me dio la espalda una vez más.
<¿Apoco si estoy muy bien? - Preguntó con un tono muy cachondo mientras volteaba y me regalaba una sonrisa.

Mi excitación se apoderó de mí y me abalancé sobre ella tomándola por la espalda, con mi brazo derecho puede rodear su diminuta cintura mientras con la otra alcance a tomar su nalga izquierda, me sentí en la gloria, pegué mi nariz a su cuello y pude olfatear ese delicioso aroma que siempre dejaba al caminar junto a mí.
<¡Déjame Carlos! Nos van a ver.
>Prométeme que podré hacer lo mismo que mi tío. - Repliqué de manera imperativa.
<Lo voy a pensar, pero ya dejame, debo seguir atendiendo a los invitados. -Me contestó con un tono exaltada de temor a que nos descubrieran.
La solté, se acomodó el vestido y caminó hacia la puerta, en ese momento les juro que no pude evitar darle una tremenda nalgada, era tanta mi desesperación por tocar ese culo que mi mano no se detuvo ahí y le di un agarron de nalgas que levanto una parte de su vestido nuevamente que dejó a la vista una de sus hermosas nalgas eran duritas, firmes, carnosas... perfectas.
<Carlos! - Gritó mi mamá dando un salto.
>Pensé que ya habiamos acordado que si podía hacer eso. - Respondí.
Mi madre soltó una sonrisa nerviosa mientras se ajustaba el vestido de nuevo.
<Mañana hablaremos de ésto tonto, ayúdame con esto.

CONTINUARÁ...

>> Anónimo /#/ 199 [X]
>>198
Mas anon plis

>> Anónimo /#/ 203 [X]
Más negro!

>> Anónimo /#/ 205 [X]
No lo sé parece falso foto se sus nalgas para ver si es verdad hay memes que han subido de ellas dos hace uff

>> Anónimo /#/ 227 [X]
Sigue con la historia negrito

>> Anónimo /#/ 248 [X]
Ya busqué la historia en una página por ahí, se vuelve una mierda un tanto mentirosa pero es un gangbang bien bueno.

>> Anónimo /#/ 268 [X]
>>248
No se ve para cuando le sigan aqui... por favor pasa donde lo leiste

>> Anónimo /#/ 281 [X]
La fiesta continuó de manera normal, pero yo no podía dejar de pensar en lo que había pasado en la cocina por fin había dado un paso más adelante, no solo me conformaría con ver ese hermoso culo también podría tocarlo a placer y tenía la autorización de ella, no había duda mi mamá era una puta y le gustaba serlo.

Ahí estaba en una mesa sentado, cuando noté que mi hermana ya estaba un poco pasada de copas y todos los que bailaban alrededor de ella se ensañaban con ganas aprovechando la situación, tal vez el morbo de tener ganas de penetrar el culo de mi madre no me había dejado darme cuenta de que Fátima también tenía un culo hermoso y torneado debido a esas horas largas de gimnasio, me pude dar cuenta de que lo movía de una forma muy provocativa, ese pequeño vestido no era suficiente para guardar sus carnosas nalgas y obvio todos estaban aprovechando el momento para verlo de cerca, tocarlo y restregarle el miembro en el culo a mi hermana al ritmo de esa asquerosa música que tocaban.

Me levanté de la mesa y fui directo a donde bailaba mi hermana.

-Me permites esta pieza. Dije en tono de broma

-¡Claro que si tontoo!! ¡Qué raro! nunca quieres bailar conmigo, ¿por qué el cambio de opinión?

-Nunca te me habías antojado tanto como hoy. Quise mantener el tono de broma, pero creo que sonó demasiado en serio y convincente.

-Eres un tonto, ya cállate mejor y bailemos. Me dijo mientras me daba la espalda y repegaba su culo a mi pelvis.

Esa sensación fue hermosa, movía el culo de una manera que pareciera que deseaba que la penetrara en ese mismo instante, de vez en cuando aproveché para darle una nalgada "jugando" al ritmo de la música a lo que solo volteaba y me tiraba miradas de complicidad que me ponían mas a mil de lo que ya estaba.

Terminamos de bailar y nos dirigimos a la mesa donde estábamos sentados y comenzamos a platicar, nada fuera de lo normal hasta que me dijo.

-¿Que fueron esas nalgadas eh? no eran necesarias, yo sabía que tenía que perrearte intenso jajaja. (Perrear es un término que se usa para el baile de la música de reggaetón, lo aclaro para las personas que no son de México y leen el relato)

-Eran parte del baile, espero que no te molestaran. Contesté un poco avergonzado

-Claro que no me molestaron, eres mi hermanito y lo que te parezca correcto para mi está bien jajaja, pero debes aceptar que estuvieron de más, ¡SUCIOOOOOO!!

Esa palabra "sucio" el tono en el que lo dijo, fue lo que terminó por elevar mi excitación al 100%, era el mismo tono de calienta vergas que usaba mi mamá cuando quería conseguir algún favor de algún vecino o servidor público.

-¿Quién te manda a estar tan buena chiquita? Le dije sin pensar.

-Jajaja ahora soy tu chiquita, okey papi! Comenzó el juego fue lo que pensé inmediato, otra oportunidad más para cumplir mis fantasías.

Continuamos platicando un rato más hasta que terminó la fiesta, alrededor de las 4 am. todos comenzaron a marcharse. Me paré de la mesa y comencé a despedirme de los invitados, cuando de pronto se me acercó mi papá y me dijo.

-Voy a continuar mi fiesta en otro lado. Y me sonrió.

Obvio sabía que iría a algún lugar de strippers o algo por el estilo.

-Está bien yo me encargo de todo papá, feliz cumpleaños pásala bien.

Se marchó junto con algunos de sus amigos y yo me quedé a despedir a los demás en su nombre, no fue la gran cosa eran pocos los que quedaban, sentía mi momento llegar, por fin estaría con mi deliciosa madre y mi suculenta hermana a solas, nosotros tres en la casa con unas copas de más y solo podía pensar en la oportunidad que se me estaba presentando hasta que escuché las siguientes palabras.

Mi mamá se me acerco y me dijo.

-Hijo, tu tío Enrique se va a quedar aquí esta noche, está algo pasado de copas y no quiero que maneje en ese estado, se quedará en tu cuarto. Dijo mientras lo llevaba casi cargando.

-No me voy a quedar en su cuarto chaparra, me voy a quedar en tu cuarto contigo chiquita. Contestó mi tío muy ebrio, por cierto.

-Jajaja ¿sigues Enrique? ¡no vas a lograr hacer nada conmigo cochino, es más deberías pedirme disculpas, gracias a ti! tu sobrino también quiere tocarme las nalgas jajaja. Dijo mi madre mientras me guiñaba un ojo.

No pude evitar ver como mi tío le agarraba el culo a mi mamá mientras ella lo llevaba borracho a mi cuarto, ella solo hacía un gesto de desaprobación y decía que no con su cabeza, pero la sonrisa pícara en su cara decía otra cosa.

Me dispuse totalmente decepcionado a dormir en la sala cuando mi hermana apareció y me dijo.

-No inventes Dany te vas a quedar en el sofá? ¿Cómo crees? puedes quedarte conmigo si quieres, no quiero que duermas incómodo.

-Hablas en serio? ¿o te burlas de mí?

-Claro que no tontooo! ¡anda te espero en mi cuarto! Me dijo con ese tono de niña mimada que me encanta.

-Okey, gracias solo déjame ir por un short para no dormir en pantalones y voy a tu cuarto.

-Okey papi, te espero. (Se imaginarán lo que me provoco esa frase)

Me dirigí a mi cuarto por mi ropa para dormir y al llegar a la puerta de la habitación pude escuchar que mi mamá y mi tío discutían.

-Ándale Betty, estamos solos, no pasa nada.

-No Enrique estás loco, no puedo hacer eso.

-Yo sé que quieres Betty, se te nota en cómo me hablas, ándale solo poquito, prometo que te va a gustar, además tu esposo no está ¿qué puede pasar?

-No Enrique no voy a hacer nada contigo, desde que tengo 15 años has querido lo mismo y la respuesta siempre ha sido no. Replicaba mi madre.

-Betty! Mira como me tienes. Le dijo mi tío mientras le enseñaba su verga.

-Ay Enrique! le dijo mi madre mientras sonreía.

-Tú de verdad no cambias, no voy a acostarme contigo cabroncito, pero... ¿qué puedo hacer para que no te sientas tan mal?

-Pues darme las nalgas Betty! Le dijo algo enojado mientras le tocaba el culo a mi madre.

-Que no Enrique! Estuve a punto de hacerlo una vez y doy gracias a la vida de que me arrepentí.

-Sí, ese momento pudo ser el mejor de mi vida, te tenía ya de perrito y debo confesar que no estaba apuntando a donde tu querías

-Jajaja ¡idiotaaa!

-En serio Betty yo tenía la mira puesta en otro lugar, odio que no me hayas dejado continuar.

-Y yo me alegro de no haberte dejado continuar.

-Te hubiera encantado, te lo aseguro.

-Te hubiera encantado más a ti estúpido, tenía 20 años, estaba muy jovencita y tenía un cuerpazo.

-Siempre es lo mismo contigo Betty! Me calientas y al final no me das las nalgas!

-Claro que no te las voy a dar cabron! ¿Quieres que nos metamos en problemas o qué?
-Bueno por lo menos dame mi beso de buenas noches.

Mi madre se inclinó para darle un beso en la frente a mi tío lo cual dejó su culo expuesto. Pero él de una forma algo sarcástica le dijo.

-Que rico, pero no es ahí Betty, tu sabes a que me refiero.

Mi madre hizo una mueca y yo no lo podía creer, mi madre se puso de rodillas y le dio el beso en la verga más delicioso que he visto en mi vida mientras lo miraba a los ojos.

-¿Contento estúpido? Le dijo mientras se ponía de pie.

-Gracias Betty.

-Hasta mañana Enrique. Le dijo con una sonrisa coqueta.

Mi madre salió del cuarto y yo me moví de la puerta rápidamente para que no se diera cuenta que había visto todo aquel espectáculo, me vio y me dijo.

-Ya duérmete cabroncito, tu tampoco vas a conseguir nada de mi si es lo que quieres, no estoy tan borracha jajaja hasta mañana hijo, descansa.

Se dio la media vuelta y comenzó a caminar de una manera más exagerada con el propósito de que yo la viera. Su mirada la delató.

-No pude evitar llevar mi mano hacia mi miembro y tocarlo de una manera obscena mientras veía su culo.

-Jajaja ya duérmete tonto, esta noche no! Me dijo de una manera juguetona.

Entré a mi cuarto y mi tío ya estaba dormido, por no decir muerto por el alcohol, tomé unos shorts y me dispuse a ir al cuarto de mi hermana.

siguiente post...

>> Anónimo /#/ 282 [X]
Entre a su habitación y cuando volteé a la cama pude ver gracias a la luz de mesa sé que encontraba acostada boca abajo, con el culo totalmente expuesto hacia arriba y llevaba puesto un babydoll y un conjunto de lencería totalmente provocativo inmediatamente me quité mis jeans y me puse el short salté a la cama y me acerque lo más que pude al cuerpo de mi hermana, se veía deliciosa con ese babydoll era mucha mi excitación en ese
momento pero la luz de su buró me incomodaba, así que quise apagarla y con un movimiento que en ese momento sentí suave y calculado estiré mi brazo mí y torso para alcanzar el switch de la lámpara quedando encima de mi hermana con mi pecho pegado a su espalda y mi verga totalmente incrustada entre sus dos hermosas nalgas, fue una sensación incomparable, incluso más que cuando estábamos bailando cuando de repente su voz me sacó de mi gozo.

-¿¡Que haces cabron!?

-So, so, solo quería apagar la luz. Contesté balbuceando.

-Si ajaaa, la luz, pudiste haberme pedido que la apagara, no estaba dormida, ¡llevo más de 15 minutos viendo como me miras las nalgas cerdo!

-Perdóname, pero tú tienes la culpa, esa ropa no me ayuda. Contesté avergonzado.

-¡Hombreees! Todos son iguales, pobrecitos jajaja.

-No pude evitarlo, lo siento.

-¡Ya cállate, a ver déjame ver eso, lo sentí grande! ¿Puedo verlo?

-¿Qué cosa?

-¡No te hagas el tonto, esa cosa que casi me entierras entre las nalgas cochino! −Dijo riéndose.

-Me da pena mostrártelo.

-Pero no te da pena restregármelo en el culo.

-Está bien, te voy a enseñar. Me baje el bóxer lentamente y mi verga salió disparada totalmente erguida.

Mi hermana se le quedo viendo y no puede dejar pasar el detalle de que al momento de verlo paso algo de saliva y se mordió los labios.

-¡Es grande! dijo con una risa nerviosa, la verdad es que no es tan grande es tamaño normal, supongo que el alcohol hizo que la viera de esa manera.

-Cuando quieras. Le contesté. Ella volteo a verme con una mirada tierna, pero picara a la vez.

-Pobrecito, ¿está así por mi culpa?

-Sí, creo que deberías hacer algo al respecto, tu eres la culpable después de todo.

-¿Qué puedo hacer?

Sentía que era mi oportunidad y decidí ir por todo.

-Bájate ese cachetero que traes puesto y ponte de perrito, tal vez de esa manera te perdone. Le dije ya sin ningún pudor.

-¿Estás idiota? De ninguna manera haré eso.

Ahí fue cuando decidí cambiar la estrategia y recordé las palabras que mi tío le había dicho a mi mamá una hora antes.

-Dale un beso, para que se calme el pobrecito.

Ella se quedó pensativa un momento y mis esperanzas decayeron, pero una vez más la vida me sorprendió.

-Me parece justo! Contestó

-Hay dos opciones, decidí aprovechar su momento de aprobación.

-¿Cuáles son?

-Puedes darle un beso con lengua incluida por al menos 10 segundos de lengüetazo o 15 besitos normales, ¡tú eliges!

-¡MMMM! ¡De las 2 maneras sales ganando tú! Pero, en fin, elijo los 15 besos, recuéstate, no quiero que me veas, me da pena.

Me recosté y en ese momento mi hermana tomo mi verga con sus manos, acercó sus labios y no puedo olvidar la sensación que sentí cuando su respiración alcanzó mi pene, acercó sus carnosos labios y besó la cabeza.

-Uno, dos, tres, cuatro... Contaba mientras daba pequeños besitos a mi verga, sentía que reventaba y cuando llego el número quince...

Sentí que un escalofrío que recorrió desde las puntas de los dedos de mis pies hasta el final de mi espina dorsal, su lengua comenzó a recorrer desde mis testículos hasta la cabeza de mi verga cuando de pronto sentí que su boca engullía todo mi pene, fue una sensación tan intensa que no pude evitar terminar y mi semen salió disparado directo a su cara.

-¡Tontoooo! ¡Avísame que vas a terminar!

-Lo siento no me pude contener.

-Agggghhh ya duérmete mañana platicaremos sobre esto, ¡no lo puedo creer de verdad!!!

Continuara...

>> Anónimo /#/ 283 [X]
Es algo difícil de buscar esta historia (finjo demencia ) pero tiene un final algo cheverusco espero lo disfruten Negr@s :3

Después de un largo tiempo de no compartir nada con ustedes por motivos personales, he regresado al foro para mantenerlos actualizados respecto a mis anteriores relatos.

Como ya saben, mi nombre es Carlos Daniel Jr. Actualmente tengo 23 años de edad y ahora radico en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco, México.

Por motivos de trabajo he tenido que dejar la casa de mi madre Beatriz esa hermosa mujer de ahora 40 años que es la poseedora de aquel culo hermoso y descomunal que se convirtió en mi obsesión desde que yo era un adolecente.

Como recordaran lo narrado en mi primer relato, donde tuve esa maravillosa oportunidad de corroborar que mi madre Beatriz y mi hermana Fátima eran un hermoso par de putas. Debo confesarles que en los días, semanas y meses siguientes, realmente no pasó nada relevante, solo un poco de lo mismo, pude seguir admirando y acariciando el culo de las dos sin poder llegar a más, pero una confesión de mi tío Enrique desencadenó que salieran a la luz una serie de secretos que se tenían muy guardados en la familia y que hoy ustedes van a poder leer.

Como les comenté al principio, por motivos personales dejé de compartir mis historias, ya que debido a un gran error mío mi madre Beatriz descubrió la grabación en donde mi padre se follaba a mi tía Victoria y a raíz de eso se derivaron cientos de problemas que provocaron el divorcio de mis padres hace ya casi dos años.

Por esta razón, Beatriz, con mi ayuda y sin saber que era de mi conocimiento la existencia de aquel video de mi padre con Victoria decidió instalar en la casa un sistema de cámaras para poder obtener pruebas de la infidelidad y poder presentar con pruebas una demanda de divorcio que los dejara en las ruinas a ambos.

Después de todo el pleito legal que se generó cuando mi madre tuvo las pruebas suficientes para poder armar un caso de divorcio contundente contra mi padre a él no le quedó otra opción más que irse de la casa al igual que a mi tía Victoria por haber sido la tercera en discordia en la relación. Lo cual debo confesar que me puso triste porque me encantaba ver también ese delicioso culo paseando por la casa. Por otro lado y para ser honesto, el que mi padre se fuera me dio cierta alegría porque después de todo lo sucedido Betty se comportaba de una manera más sensual incluso conmigo, se vestía más puta que de costumbre, comenzó a usar vestidos aún más cortos y ceñidos cualquiera fuera la ocasión, no importaba si era para ir al centro comercial o simplemente pasear por la casa, a ella le encantaba ser el centro de atención y yo lo vi como una oportunidad para poder llegar más lejos con ella ya que me podía dar cuenta que ella disfrutaba el hecho de que todos la deseábamos y añorábamos tener la oportunidad de poder gozar algún día ese hermoso cuerpo de diosa que ella nos mostraba con orgullo. También comenzó a ser un poco más socialmente activa, comenzó a salir más con sus amigos, algo que normalmente no hacia mientras estaba casada con mi padre, comenzó también a hacer reuniones en la casa más seguido lo cual me daba gusto, hasta que caí en cuenta de que por lo general la mayoría de los invitados eran hombres que iban en busca de una oportunidad de follarse a Beatriz.

Meses después me enteré que varios de los hombres que asistieron a dichas reuniones tuvieron el placer de gozar de ese culo en más de una ocasión ya que Betty pasada de copas, tiene la fama de ser muy complaciente y liviana.

En marzo 20 de 2018 Betty festejaría su cumpleaños número 39. Dos días antes me anticipé a preguntarle si ella querría festejarlo en grande.

Recuerdo que era un domingo por la mañana y bajé de mi cuarto para desayunar algo, al entrar en la cocina ahí estaba ella, también buscando algo para desayunar, llevaba puesta una camiseta de tirantes de mi padre las cuales ella acostumbraba tomar en ocasiones para usarlas como prenda para dormir o a forma de vestido para andar por la casa, mis ojos se quedaron clavados inmediatamente en su culo, la prenda apenas podía tapar ese prodigioso par de carnosas nalgas y el borde dejaba escapar un poco de esa carne en cada movimiento que ella hacía; mientras mis ojos devoraban ese exquisito par de piernas y esas nalgas firmes que se movían al ritmo que Beatriz batía unos huevos. Me dispuse a guardar silencio recargado en el marco de la puerta para disfrutar ese hermoso espectáculo que Betty me brindaba sin darse cuenta, cuando al fin volteó no pudo evitar dar un salto de sorpresa.

-¡Ay tonto me asustaste¡ - Dijo mientras dejaba los platos sobre la mesa.

-¿Cuánto tiempo llevas ahí?

-Lo suficiente- Le contesté.

-¿Suficiente para qué? ¡Jajaja ah! ¡Ya vi!- Me contestó dirigiendo su mirada a mi miembro que se encontraba totalmente erguido y que no pude disimular debido al delgado short que llevaba puesto en ese momento.

-Ya deja de verme y ayúdame a poner estos platos ahí arriba.

A lo que conteste inmediatamente que sí, mientras me acerque aceleradamente hacia ella para colocarme por detrás de ella y replicar la misma jugada con la que había iniciado nuestros roces eróticos en aquella fiesta. Pero ella, anticipando mis intenciones se quitó inmediatamente y no pude lograr el objetivo.

-¡Jajajaja! ¿Qué intentas hacer?- Me dijo con un tono burlón, mientras esquivaba mi movimiento.

-Quedamos en que no volverías a hacer algo así, dejamos muy claro que el hecho de que me veas no me molesta, pero que intentes hacer este tipo de cosas otra cosa y no lo voy a permitir.

-Pero creí que te gustaba ¡además ya habíamos entrado a esta etapa! ¿No?- contesté.

-Jajaja ¡ah! ¿Vas por etapas? ¿Qué sigue? ¿Qué te dejé verme desnuda? ¿Qué te la chupe? No cariño estás muy mal, que te permita hacer ciertas cosas no quiere decir que eso me guste o que vaya a pasar algo más. Mejor ayúdame a preparar a lavar los platos y deja de pensar tonterías.

A esta altura, Beatriz y yo habíamos desarrollado una relación de mucha confianza y por eso en ocasiones me atrevía a ser más osado al elegir mis palabras hacia ella.

-Por ahí cuentan que ya estuviste con varios ¿por qué conmigo es diferente?- Contesté sin pudor alguno.

-¡Porque ellos no son mis hijos! ¿No te parece suficiente? Además ¿a ti qué te importa con quien yo haya estado? Fin del tema Carlos.

-El otro día te vi entrar de la casa del vecino de enfrente cuando viste que su esposa se había ido ¿Te parece correcto eso? Por eso no te bajan de puta aquí en la colonia, eso también me afecta a mí.

-¡Ya te dije que no es asunto tuyo! ¡Además! No te ha de afectar tanto, también te encanta que yo sea así, creo que más bien lo que te molesta es que no sea así contigo ¡vete de aquí!

-Perdóname mamá, no quise decir eso- Contesté para calmar la situación al ver que le había molestado mucho lo que le había dicho.

-¡Pero lo dijiste!

-Ya, perdóname, hay que cambiar de tema, ¡en dos días cumples años! ¿Qué quieres hacer? ¿Haremos fiesta en grande?

-No lo creo, será martes y no muchas personas están disponibles, lo único que quieren es llegar a su casa para descansar de su trabajo.

-Tienes razón ¿entonces qué haremos?

-Solo una pequeña reunión, nada comparado con lo que hacía tu papá cada año con muchísimas personas en la quinta familiar, quiero algo sencillo aquí en la casa para mis amigos más cercanos y familiares si es que quieren venir, avísale a tus tíos para que vengan a deleitarnos con sus historias, tú sabes que su don es hacernos reír.

-Ok, déjame llamar a mi tío Enrique para que me ayude con todo, él es muy bueno para organizar este tipo de eventos.

siguiente Post...

>> Anónimo /#/ 284 [X]
-¡Muy bien! Déjame hacer la lista de invitados para comenzar a llamarlos- Me dijo mientras se daba la media vuelta y salía de la cocina meneando el culo de forma exagerada como premio por mi ayuda. Supongo que se sintió también culpable por la pequeña discusión que habíamos tenido y esa fue su manera de ofrecerme disculpas, lo cual me encantó pero no me ayudó mucho ya que me dejó más cachondo de lo que ya estaba.

Al día siguiente todo fue normal, hice mi rutina de siempre, ir a la universidad y después al trabajo, en algún momento de la tarde en la que no estaba tan ocupado pude llamar a mi tío para que me ayudara con la cuestión de música y tragos que se servirían en la fiesta. Él tiene una pequeña empresa de organización de eventos y es experto en el tema, accedió a ayudarme sin reparo alguno, obviamente no se iba a perder el cumpleaños de su exquisita hermana a la que siempre había deseado pues ahora estaba soltera y dándole rienda suelta a sus deseos carnales, tal vez el también veía una oportunidad para poder convencerla de entregarse a él como siempre lo había deseado desde que eran jóvenes, o por lo menos vio la oportunidad de cachondear con ella una vez más como había pasado en la última fiesta en la que ambos coincidieron.

Así llegó el martes, desperté y me dirigí a la habitación de Beatriz para ser el primero en felicitarla y el día no pudo haber comenzado mejor, cuando entré a su habitación la vi recostada en su cama, boca abajo con el culo expuesto y apuntando hacia arriba, cubierto por una hermosa prenda de encaje color roja que resaltaba mucho más ese exquisito par de nalgas, me tomé unos minutos para observar de cerca aquella maravilla y tomar algunas imágenes mentales para masturbarme en la ducha, me acerqué despacio a su cama para despertarla y felicitarla, le di un abrazo, un beso y salí de la habitación rápidamente hacia la regadera para pajearme de una manera impresionante. Salí de la ducha, me vestí y me fui a la universidad, al terminar mis clases me dirigí hacia la oficina de mi papá para ayudarle con unas cuantas cosas del negocio familiar en el que hace tiempo ya ejerzo mis conocimientos en contaduría y administración de empresas. A las 6 de la tarde salí de la oficina y me dirigí hacia mi casa para acompañar a Beatriz en su festejo de cumpleaños ¡y cuando llegué! ahí estaba ella, se veía radiante y preciosa. Llevaba puesto un vestido color negro que la hacía lucir más provocativa de lo normal, lucía un pronunciado escote que dejaba ver su delicioso par de tetas que a pesar de no ser exuberantes mantenían una firmeza que las hacían lucir perfectas, pero sin duda, lo ceñido y corto que era ese vestido y el par de altos tacones que hacían juego con el hacían que el premio como siempre se lo llevara ese riquísimo par de nalgas que tantas veces me ha hecho matarme a pajas al punto de correrme en cantidades descomunales mientras imagino que la tomo por la cintura y la embisto con furia desenfrenada sin descanso mientras ella grita y gime de placer.

Eran las 8 en punto de la noche cuando llegué a casa y la verdad fue algo decepcionante y triste para mí ver tan poca asistencia. Betty tenía previsto que llegaran alrededor de unas 30 o 40 personas y solo llegaron alrededor de 15, incluso mi hermana Fátima prefirió irse con su novio al cine o algo así.

Beatriz ya algo entrada en copas debido a que había comenzado a beber desde temprano en la tarde platicaba, bailaba y se reía con sus amigas mientras el resto de los asistentes en su mayoría varones se deleitaban con el espectáculo que ella nos brindaba cada vez que movía el culo al ritmo de la música que sonaba en la fiesta.

En cierto punto de la fiesta me acerqué a la mesa donde estaban sentados mis tíos que para variar hacían lo mismo de siempre, tomar fotos de Betty y hacer comentarios en torno a ellas.

-¿Como la están pasando?- Les pregunté al acercarme.

-De maravilla, viendo el culo de tu mamá- Me contestó Luis a tono de broma envalentonado por el efecto del alcohol, a lo cual Enrique y Roberto reaccionaron con una carcajada.

-No lo dudo ni un momento- Respondí.

-Siempre hacen lo mismo y no logro comprender cómo pueden desear a su propia hermana- Una respuesta hipócrita de mi parte por qué en mi caso era aún peor ya que era mi madre y también la deseaba.

-Son cosas que aunque ya estás listo para saber, Betty no ha querido que sepas, ella tendrá sus razones pero cuando lo sepas todo va a cobrar mucho sentido para ti.

-Además tú caso es peor ¿crees que Beatriz no me ha contado todo lo que ha pasado entre ustedes o lo que has tratado de pedirle? Claro que me cuenta y créeme que tú caso es peor- Me dijo mientras yo carcomido por la vergüenza solo agachaba la mirada.

-¡Si Carlos!- Replicaron mis otros dos tíos mientras se reían a carcajadas.

-¡Bueno ya estuvo bueno! díganme porque es así la relación de ustedes ¿Cómo lo lograron? siempre me ha intrigado saber cómo es que tienen esa relación con ella.

-Aún recuerdo la última vez cuando te quedaste en mi cuarto y le pedías a mi mamá que follara contigo- Le dije a Enrique ya sin pudor por el calor de la plática que se había generado.

-También escuché que habías estado a punto de follartela pero que ella se había arrepentido y no te dejó continuar.

-JAJAJA ¿escuchaste todo? La verdad no recuerdo muy bien que es lo que platicamos esa noche ella y yo ya que estaba muy ebrio para serte sincero.

-¡Si! Y también vi todo- Contesté.

-Entonces creo que ya estás algo mayorcito como para darte cuenta de que Betty es una puta de pies a cabeza.

Que se expresara así de ella me molestó un poco pero me contuve ya que yo también la tenía en el mismo concepto y eso me provocaba sentimientos encontrados.

-¿Qué es lo que vio?- Pregunto mi tío Luis a Enrique.

-La tradición de buenas noches ¿te acuerdas? ¡Jajaja! ¿Te acuerdas cuando la convenciste de darnos las buenas noches así todos los días?

-¿En serio aceptó esa noche? ¿Quién lo imaginaria? Después de tantos años ¿qué opción elegiste? que suertudo, daría mi riñón por volver a experimentar eso aunque sea una vez, pero si tenemos suerte hoy la convencemos de hacer lo mismo o algo mejor.

En este punto al calor de las copas después de escucharlos expresarse así de ella en lugar de molestarme me empezó a calentar de una manera increíble y comencé a escuchar las anécdotas que contaban sobre ella.

Me contaron que desde muy joven Beatriz ya contaba con un cuerpo exquisito que se acentuaba aún más con su corto y entallado uniforme escolar y que por esta razón más de un hombre en el barrio trató de conquistarla, incluso hubo una ocasión en la que un tipo no pudo resistir la tentación después de verla pasar por la acera de su casa cuando ella se dirigía a la escuela, uno de esos tantos días se aproximó a ella por sorpresa y la dirigió hacia un terreno baldío donde casi logra abusar de ella, de no ser porque una vecina del lugar se percató de los gritos y llegó en su auxilio el tipo hubiera logrado el objetivo.

-Todo este tipo de situaciones que comenzaron a pasarle desde muy joven la marcaron y la convirtieron en lo que es ahora ¿Me vas a negar que te has dado cuenta de que le encanta llamar la atención de todos los hombres?- Me comentó el tío Roberto mientras Enrique seguía contándome todas las anécdotas.

También me contaron que desde muy joven se ganó el mote de “la devoradora”, ya que la habían descubierto haciéndole una mamada a dos de sus compañeros en los baños de la escuela preparatoria. Por lo cual había sido expulsada de esa y una institución más en la que la cual fue descubierta junto a otros tres compañeros en una situación igual que la anterior en un aula de dicha escuela.

siguiente post...

>> Anónimo /#/ 285 [X]
Así comenzó la obsesión de ellos hacia su Betty. Aunque fuera su hermana, el hecho de que era tan poca la diferencia de edad entre los hermanos exceptuando a mi tía Victoria que era mucho menor que ellos cuatro, aunado de todas las experiencias que se comentaban alrededor de Beatriz entre vecinos y compañeros de escuela, fue que se encendió una chispa de erotismo en ellos que aún no podían apagar.

Mientras me contaban todas aquellas anécdotas no podía dejar de ver a Beatriz que se encontraba compartiendo con todos los demás invitados. No paraba de imaginarla en todas aquellas situaciones que salían a montones de los recuerdos de mis tíos y que me relataban con mucha emoción al recordar lo excitantes que habían sido.

Como aquella donde me contaron que después de una fiesta cuando aún vivían juntos, terminaron tan ebrios que mientras regresaban a su casa casi la convencen de darle una mamada a los tres en el auto en el que viajaban, me dijeron que el hecho de que fuera un auto tan pequeño obligaba a que ella tuviera que ir sentada en las piernas de uno de los demás pasajeros, en esa ocasión el afortunado fue Luis, el cual aprovecho a la situación para comenzar a acariciar las piernas de Beatriz, acto seguido Roberto también comenzó a tocarla, Enrique al ver la potencial situación se detuvo en un lugar tranquilo para participar en el manoseo. Me comentó que en cierto momento no pudo soportar más y sacó su miembro para que Beatriz lo viera, Luis y Roberto replicaron la maniobra para dejar expuestos su miembros también y que Betty sintiera la misma tentación y deseo que la habían hecho ganarse el apodo de la devoradora, Beatriz vio aquellas vergas totalmente erguidas y sus ojos se iluminaron, paso su lengua por su labio inferior demostrando su antojo de carne y se aproximó a devorar la verga de Enrique el cual debido a su poca experiencia terminó por dejarle la boca llena de semen a los pocos segundos de que Betty había comenzado a chupar ese trozo de carne arruinando así las posibilidades de los otros dos ya que Beatriz a pesar de estar muy desinhibida por los tragos entró en razón al ver lo que había hecho y se negó a continuar. Al ver la cara de decepción de sus hermanos al llegar a casa les propuso otro tipo de arreglo como compensación por dejarlos con las ganas, de ahí surgió la “tradición de buenas noches” que consistía en una petición especial para cada uno de ellos donde ella tenía que obedecer a cualquiera de las dos opciones que le presentaran siempre y cuando no desembocaran en sexo.

-¿Cuáles eran las opciones?-Pregunté.

A lo que me respondieron que la primera consistía en recibir un beso de buenas noches en el miembro cada noche antes de dormir.

O la segunda en la que podían pedirle que posara de manera sugestiva con ropa sexy en alguna posición en específico para que ellos pudieran masturbarse frente a ella, esta opción según me dijeron era la que más le pedían cada noche, aunque dicen que recibir aquel famoso beso también era riquísimo, no era una mamada, pero era mejor que nada.

El hecho de que habían crecido de manera muy humilde los obligaba a dormir a los 4 en la misma habitación, cosa que facilitaba todos los juegos sin que mis abuelos sospecharan algo, en fin, eran hermanos ¿qué de malo había en que durmieran en la misma habitación?

Comenzaron a relatarme aquellas deliciosas noches en las que elegían la segunda opción de dicho juego, por lo general le pedían que se pusiera en posición de perrito con el culo apuntando hacia ellos. Imagínense esa hermosa imagen en esa deliciosa situación, mientras se masturbaban ella movía las nalgas de un lado a otro para facilitarles la eyaculación y que ellos gozarán aún más también emitía gemidos para que la experiencia fuera más placentera para ellos, incluso en ocasiones cuando ella también estaba muy cachonda les permitía tocarla para que se corrieran de una manera más intensa.

Otra de las posiciones que le pedían a menudo era que se pusiera de rodillas frente a ellos mientras abría la boca simulando esperar la descarga de leche para después tragarla. Cosa que me aseguraron que desafortunadamente para ellos, jamás sucedió, pues tenían la regla de avisarle cuando iban a terminar para que ella pudiera quitarse inmediatamente y así no recibir los chorros de leche de sus hermanos. Aunque entre risas me dijeron que en más de una ocasión no le avisaban y uno que otro chisguete fue a parar su carita hermosa cosa que le según ella le “molestaba” pero que nunca le impidió seguir con el juego, o sea era puta y le gustaba jugar, pero jamás lograron convencerla de hacer nada más, tenía sus límites y ellos tenían que respetarlos.

Estaba anonadado y extremadamente cachondo en este punto de la plática, tan solo de imaginar que yo pudiera estar en la misma situación con ella me tenía a punto de correrme sin siquiera haberme tocado el miembro.

Otra de las anécdotas que me platicaron fue cuando cambió su mote de “la devoradora” a “la putilla internacional” sobrenombre que yo ya había escuchado en una ocasión mientras estábamos en una reunión familiar en la que una prima de mi madre con la que tiene una relación muy cercana y de confianza la llamo así, “la putilla internacional” a lo que mi madre replicó soltando una carcajada

-¡No señorita! seré la putilla pero de Torreón, lo de internacional ya pasó- mientras soltaba una carcajada.

Cosa que no comprendí hasta que me contaron que cuando cumplió 18 años se fue a pasar las vacaciones de primavera a USA con su tía que vivía en Chicago, en esa casa vivían su tía y sus dos primos ya veinteañeros, que no desperdiciaron la oportunidad y se dieron gusto con su cuerpo a diestra y siniestra durante toda su estancia ahí, cada vez que surgía la oportunidad de estar solos en casa aprovechaban para follarsela ambos al mismo tiempo.

Así fue como la mencionada tía encontró a Beatriz en su ya tan tradicional y favorita posición a cuatro patas recibiendo las embestidas furiosas por parte de uno de los primos mientras al mismo tiempo devoraba la verga del otro primo con una sincronía casi profesional. Así que no le quedó de otra más que regresar a México con la reprimenda de su tía y de mis abuelos por haber sucumbido ante las intenciones de sus dos primos.

Inmediatamente después de ese acontecimiento conoció a mi padre de entonces 23 años y el resultado fue un embarazo donde el producto fui yo y por consiguiente una boda.

Así terminaron las aventuras de mis tíos con Beatriz cosa que los dejó muy dolidos por así decirlo ya que nunca lograron su objetivo con mi madre.

La fiesta siguió su curso y pasada la media noche la única amiga de Betty que quedaba en la casa decidió marcharse. Me dispuse a acompañarla a su auto y cuando regresé estaba Betty sentada en las piernas de Enrique rodeada por los otros dos que acariciaban sus piernas mientras reían y platicaban.

Me percaté de que mi hermana no había llegado a la casa y supuse que como era costumbre pasaría la noche follando en algún motel con su novio.

Darme cuenta de la situación género en mí una descarga de adrenalina inmensa que no podía controlar al punto que comencé a temblar, sentí la misma sensación de miedo y emoción que sentí la primera vez que follé con una chica.

Estaba todo puesto a la perfección y Betty estaba puesta en bandeja de plata, ya muy pasada de copas adoptó una actitud de puta que no se pueden imaginar. Y también estábamos nosotros; cuatro varones con un instinto casi animal dispuestos a obtener lo que queríamos a cómo de lugar.

Me acerqué a ellos y voltearon a verme con una cara que jamás olvidaré, pude ver en su mirada que tenían la misma idea enfermiza que yo, pero no me importó, estábamos todos en sintonía y juntos íbamos a lograr cumplir nuestra más grande fantasía.

siguiente Post...

>> Anónimo /#/ 286 [X]
Me acerqué por detrás de mi madre mientras ella seguía sentada en la piernas de mi tío y tapé sus ojos con mis manos, replicando el mismo truco que había utilizado Enrique en aquella fiesta; a lo que Beatriz reaccionó dando unos pequeños saltos en la piernas de mi tío que supongo lo llevaron a la gloria por la expresión que se dibujó en su cara.

-¿Quién soy?-Le dije. Mientras tapaba sus ojos, Roberto comenzó a acariciar la pierna de Beatriz subiendo lentamente hasta llegar a su entrepierna a lo que ella reaccionó dando un pequeño manotazo juguetón.

-¡Suéltame tonto!- Exclamó Beatriz al mismo tiempo que le daba el manotazo a Roberto. El tono en que lo dijo, con esa voz de niña mimada que tanto me excitaba confirmó que ella también había entrado al juego.

-¿Quién soy?- Pregunté de nuevo.

-¡Ay no sé! Estoy sentada en Enrique, Luis y Roberto están enfrente de mí, creo que no queda nadie más. Déjame ver, mmmmm ¿quién será?- Dijo mientras llevaba su mano derecha hacia atrás para alcanzar mi miembro y así poder adivinar quién era quien le tapaba los ojos. Me sentí en la gloria cuando su mano llegó hasta mi paquete y comenzó a palpar de arriba abajo suavemente apretando y acariciando mi verga totalmente erecta y a punto de estallar.

-¡No se quien eres! ¡Ya dime tonto!

-¡Soy yo Bety!- Le dije mientras quitaba mis manos de sus ojos.

-¡Carlos! ¡Ehmmm! ¿Por qué no me dijeron idiotas?- Dijo mientras se le escapaba una risa nerviosa al ver que era el miembro de su hijo el que acababa de palpar.

-Tengo que ir al baño- Se paró y se dio la media vuelta para dirigirse a la planta alta.

Nos quedamos los cuatro viéndonos mutuamente como esperando a que alguien organizara el primer paso de la estrategia de nuestro plan. Pero todos parecíamos tener un poco de duda al respecto. Hasta que tuve el valor y lo dije.

-¿Vamos a hacer lo que pienso?

-¡No lo sé! ¿Qué estás pensando?

-Ustedes saben de qué hablo- Conteste con tono molesto.

-Nosotros estamos seguros de lo que haremos hoy desde hace un par de horas, pero estábamos pensando qué tal vez tú tendrías algún inconveniente, si no lo tiene y quieres ser partícipe no hay marcha atrás- Contestó Enrique muy decidió.

Comenzamos a discutir qué haríamos y cómo lo haríamos. Concluimos que deberíamos darle más alcohol a Betty para que fuera un poco más desinhibida, ya que al darse cuenta que yo también estaba excitado con ella había reaccionado de manera un tanto negativa. También concordamos en que deberíamos refrescarle un poco la memoria en cuanto a las experiencias que me habían contado mis tíos para que sintiera el deseo de replicarlas una vez más. Por último Luis sugirió que usáramos la reciente experiencia del divorcio para que Betty se sintiera con la necesidad de una venganza hacia mi padre. Todos estuvimos de acuerdo y pusimos en marcha el plan.

Beatriz bajó 20 minutos después y para nuestra sorpresa estaba recién duchada y con un vestido exactamente igual al que tenía puesto pero en un color rojo que la hacía lucir aún más deseable que la prenda anterior.

-Disculpen que me haya demorado tanto, me sentía un poco mareada y acalorada y decidí tomar una ducha, creo que el alcohol me estaba empezando a afectar.

-No te preocupes Beatriz- Contestó Luis- En ese caso, ya que te sientes mejor ¡ten! Otro tequilita.

-¡No! Ya no quiero beber más.

Me acerque por detrás de ella la tomé por las caderas, coloqué estratégicamente mi miembro entre sus nalgas y comencé a empujarla en dirección a Luis.

-¡Vamos mamá! Brindemos juntos, no todos los días se festejan 39 años- Le dije siguiendo la estrategia acordada.

-Tienes razón, solo porque tú me lo pides brindemos- Mientras se tomaba el trago de tequila nosotros simulamos tomarlo y así continuamos hasta que una hora después, 6 tragos de tequila y unas cuantas cervezas la tuvimos en la condición que queríamos.

Seguimos conversando mientras Enrique la convenció de bailar un poco para nosotros, formamos un círculo con sillas y ella no dudo en pasar al centro para deleitarnos con sus ricos movimientos al compás de la música, mientras nos deleitaba con sus movimientos Enrique extendió su mano y levantó parte del vestido de mi madre dejando expuesto ese carnoso culo que devoraba una exquisita tanga negra que lucía maravillosa en ella, acción a la que Beatriz reaccionó riéndose y bajando su vestido para continuar deleitándonos con su sensual danza, una vez más Enrique extendió su brazo para levantar el vestido de Betty, luego de este movimiento Beatriz no dudó en comenzar a hacer un lap-dance a cada uno de los que disfrutábamos el espectáculo comenzado por Enrique que fue el que encendió la llama, así sin arrepentimiento alguno comenzó a restregar su celestial par de nalgas en la pelvis de Enrique, al terminar con él se dispuso a menearse en el regazo de Luis y luego de Roberto. Mientras, yo esperaba con ansias mi turno de sentir ese culo restregarse en mi verga que ya desde hacía un par de horas se encontraba completamente erecta.

Beatriz dejó de bailar sobre Roberto pero en lugar de dirigirse a hacia mí para darme mi baile, se dirigió hacia la barra de bebidas para servirse otro trago.

-¿Qué pasó con el baile de Carlos?- Le preguntó Enrique.

-¡Claro que no! ¿Qué te pasa?- Como les comenté, era puta pero tenía sus límites y no podíamos forzarla, lo único que podíamos hacer era seguir con lo acordado hasta lograr el objetivo.

Se dirigió hacia la estancia donde estábamos sentados y comenzamos a platicar.

-Oye Betty, te ves riquísima con ese vestido- Dijo uno de mis tíos. En este punto creo que ya no es importante quien dijo que cosa.

-¡Gracias! ¿Les gusta cómo me veo?

-Sí, te ves preciosa, luces idéntica a cuando usabas tu uniforme escolar ¿Te acuerdas “devoradora”?

-Jajajaja ¡Cállate! No me recuerdes eso, además aquí está Carlos, mejor no hablemos de eso.

-¿Devoradora?- Le pregunté cómo si no supiera a qué se referían.

-Nada olvídalo.

-Cuéntale, ya es un adulto, no creo que se moleste por cosas que pasaron hace años.

-¡Que no! Jajajaja entiendan por favor.

-Cuéntame- Insistí.

-Vamos ¡cuéntale!

-Bueno está bien, pero promete no juzgarme o reírte ¿ok? Cuando tenía un cuerpo muy bonito, no como ahora, no quiero sonar presumida pero tenía una cintura diminuta, hermosas piernas y unas nalgas preciosas, tus tíos no me dejaran mentir.

-Aún las tienes- La interrumpí.

-Jajaja gracias hijo, veo que tú también eres igual que estos tres, no tienes limites, bueno en fin, yo era la envidia de muchas y el deseo de muchos y pues siempre me llovían las propuestas para hacer todo tipo de cosas, incluso uno de mis tíos me ofreció dinero para que me acostara con él ¿puedes creerlo?

-Si te creo, si dices que estabas mejor que ahora entonces eras una gran tentación.

-¡Si! Incluso recibí propuestas de quien ni siquiera te imaginas- Me dijo refiriéndose obviamente a mis tíos.

-¡Me imagino! Pero no has contestado ¿porque la devoradora?

-¡Ay que muchachito tan metiche! Bueno te voy a contar- Me contestó mientras volteaba a ver a mis tíos con una mirada de complicidad y risa nerviosa.

-Un día recibí una de estas propuestas por parte de dos de mis amigos de grupo, no sé realmente por qué accedí, supongo que fue por las hormonas derivadas de la edad que tenía y acepté. Me metí al baño con ellos, me arrodillé y comencé a darles besitos ahí.

-¿Solo eso? Pensé que sería algo más rico lo que me contarías- Le dije para que se comenzara a soltar un poco más.

-¡Ay bueno! Uno de ellos comenzó a bajarse sus pantalones y pues fue así que les hice su primera mamada, debo confesar que realmente es fue la primera experiencia sexual que tuve. Desde ese momento me llamaron la “devoradora” y estos imbéciles se la pasan molestándome con eso- Refiriéndose a mis tíos.

Siguiente Post...

>> Anónimo /#/ 287 [X]
Seguimos bebiendo y conversando, mientras la plática se tornaba más erótica mis tíos comenzaron a acercarse cada vez más a Betty para acariciarla, no de forma brusca o agresiva, más bien pasaban sus manos por sus piernas o su cabello de una forma gentil; como acariciando a una perrita que sabían ya estaba domesticada.

En este punto mi madre ya no se inmutaba a sentir las manos encima de su cuerpo y decidí preguntarle.

-¿Y la putilla internacional? ¿Por qué te dice así tu prima Silvia?

Me contestó con una carcajada

-¿Con quién has estado hablando eh? ¿De verdad quieres que te cuente eso?

-¡Si! Siempre tuve la duda.

-Jajaja antes de conocer a tu papá hice un viaje en el que me quedé en la casa de una tía y mis dos primos. ¿Se acuerdan?-Les preguntó a mis tíos a lo que Luis reaccionó estirando su brazo derecho por detrás de la cintura de Betty y tomando entre su mano una de sus maravillosas nalgas.

-Como no me voy a acordar ¡PUTA!- A lo que Betty solo soltó una carcajada y continuó contando la historia

-¡Puedo explicarlo! Desde que llegué, al momento de cruzar esa puerta pude notar que los dos me miraban con unos ojos de lujuria que apenas podían controlar, eso la verdad me encantó, el primero con el que estuve fue Rodrigo, fue después de una fiesta. No sé por qué motivo terminamos hablando de su verga de regresó a casa y al estacionar el auto me devoré todo ese pedazo de carne.

No podía creer lo que salía de la boca de Betty. Ya sin pudor alguno me contaba con lujo de detalles lo que había hecho a diario tras más de tres semanas en la casa con sus primos. Me contó que con ellos fue la primera vez en la que participo en un trío y que le había encantado.

No pude evitar llevarme la mano hacia el miembro y empezar a acariciarme por encima del pantalón, me paré violentamente del sofá en el que estaba sentando y me dirigí a hacia donde estaba sentada Beatriz quedando yo frente a ella, y su rostro hermoso a unos cuantos centímetros de mi verga. Mientras ella sorprendida por mi reacción miraba con incertidumbre y sorpresa hacia arriba en dirección a mis ojos tratando de descifrar que pasaba, no pude evitar nuevamente dirigir mi mano derecha para acariciar mi miembro por encima del pantalón mientras mi brazo izquierdo se estiró para tomar sus mejillas por debajo de su quijada, e instintivamente acerqué su rostro un poco más hacia mi paquete, esa imagen quedara por siempre en mi memoria, su hermosa boquita entre abierta por la presión que ejercían mis manos en sus mejilla a escasos centímetros de mi totalmente erguido miembro viril que estaba a punto de salir expulsado de mi pantalón y su mirada confundida clavada fijamente en mis ojos.

Después de unos gloriosos segundos que parecieron eternos Betty se hizo para atrás con un movimiento brusco pero riéndose nerviosamente. Solo atino en desviar la plática hacia otra cosa mientras Roberto la tomaba de la mano para levantarla del sofá y lograr hacer que se sentara en su regazo.

-No sé cómo papá pudo dejarte ir, estás riquísima y eres más puta que cualquier mujer que haya conocido antes- Le dije en un tono de mucha seriedad.

-No me recuerdes a ese idiota- Me contestó con un tono de molestia.

Sin darme cuenta habíamos entrado a la última parte de nuestro plan. Encausar su enojó hacia mi padre en beneficio de nuestro plan.

-Engañarme con mi propia hermana en mi propia casa, me rompió el corazón pero ahora solo me gustaría que el supiera lo que se siente ver cómo tu pareja goza con alguien más en la cama.

-¿Y por qué no lo haces? Igual ya te has follado a medio vecindario desde que se separaron y todo el mundo lo sabe créeme, pero igual, mientras él no lo vea no va a sentir molestia alguna- Contestó Enrique.

-Siendo honesta si he pensado grabarme teniendo sexo con alguno de ellos para hacérselo llegar y que se muera del coraje, pero no me quiero meter en problemas, la mayoría de los hombres con los que he follado son casados y eso implicaría meterme en problemas de nuevo.

-¿Y si nosotros te ayudamos?- Dijo Roberto.

-¡Jajaja claro que no! ¡Sabía que tratarían de aprovechar esta situación! Ustedes no tienen remedio la verdad.

-No, te lo digo enserio Betty podemos hacerlo creer, no precisamente tiene que ser un video, pueden ser fotografías donde aparentes que estás follando con alguien más.

-¿Y cómo pretendes que no los reconozca idiota? Siempre ha convivido con ustedes.

-No tiene que salir nuestro rostro Beatriz, basta y sobra con qué salga tu cara y alguna verga en la misma fotografía para que él se muera del coraje.

-Será como cuando jugábamos en nuestra juventud ¿Recuerdas? Cuando los cuatro la pasábamos muy bien en nuestra habitación- Dijo Enrique mientras la tomaba con ambas manos por las nalgas y la acercaba hacia su cuerpo para después restregar su verga en la entrepierna de mi madre.

Mi madre pareció convencida con la idea pero volteó a verme con una cara como pensando, “vete de aquí tú no puedes ver esto”.

Betty aceptó pero con la condición de que no harían nada más que simular la situación y de que yo me retirara de la habitación.

Al ver mi cara de decepción mis tíos intervinieron para ayudarme a participar.

-Pero ¿quién va a tomar las fotografías?- Replicó Roberto.

-¿Como que quien? Cualquiera de los otros dos, solo necesita salir uno de ustedes en las imágenes.

-¿No crees que le daría más coraje a tu exesposo ver que te estás comiendo tres vergas en la misma fotografía?-Dijo Luis.

-¡Ay no! ¡Imagínate! ¡se muere!

-¡Exacto Betty!

Beatriz dudo un poco pero parecía muy entusiasmada al poder vengarse de mi padre.

-Esto no puede salir de aquí hijo, puedes quedarte para ayudarme como antes cuando te pedí ayuda para poder demandar a tu papá pero solo vas a tomar las fotos, unas cuantas y nada más, sé que esta situación te está afectando más de la cuenta- Dijo mientras que con su mano derecha comenzó a acariciar mi paquete- Y no quiero que te hagas falsas ilusiones de que tienes alguna posibilidad de lograr algo conmigo esta noche.

Entusiasmado por dentro pensando qué tal vez si tendría una oportunidad le contesté con un tono de seriedad absoluta que estaba bien que no se preocupara.

-Bueno, está bien, pero antes necesito sentirme con más valor para continuar con esto- Dijo mientras caminaba hacia la barra y tomaba en sus manos una botella de tequila para dirigirla hacia sus labios y darle un buen trago que la hiciera sentirse más segura para continuar con lo que haríamos.

Al darse la media vuelta para regresar hacia donde estábamos sentados, Beatriz se dio cuenta que sus hermanos ya tenían la verga de fuera y se masturbaban buscando que su miembro luciera más grande para ella, el objetivo era hacerla sucumbir ante la tentación. Se dirigió hacia ellos y yo saqué mi teléfono móvil para comenzar a tomar las fotografías, ella se puso de rodillas frente a los tres con una sonrisa de oreja a oreja y un brillo en sus ojos muy peculiar, mientras ellos continuaban con ese movimiento de arriba hacia abajo a un ritmo frenético.

siguiente pots...

>> Anónimo /#/ 288 [X]
Comencé a tomar las fotografías. Beatriz se veía algo dudosa al principio pero se empezó a soltar poco a poco. Comenzó a hacer gestos totalmente lascivos abriendo la boca y sacando la lengua como si se dispusiera a devorar esos tres pedazos de carne disponibles para ella pero en todo momento guardo una distancia prudente. Algo que a Luis no le estaba agradando mucho y le comentó que pensaba que esas imágenes no funcionarían, la tomó por el cabello diciéndole que se acercara un poco más para que las fotos se vieran más creíbles a lo que Betty ya poseída por la calentura del momento accedió con una sonrisa en su rostro acercándose de rodillas hacia ellos y quedando a escaso centímetro de las tres vergas que mis tíos seguían estrujando con una furia sorprendente, Betty volteo hacia mí y me dijo que tomara las fotografías de nuevo, yo accedí y ella comenzó a hacer lo mismo, abrir la boca simulando que iba a tragarse todo lo que descargaran en ella. Mientras acercaba la cámara de mi móvil a su rostro para capturar mejor la imagen pude notar que la lengua de Beatriz alcanzaba a rozar en más de una ocasión la verga de mi tíos debido a la corta distancia que se mantenía entre ellos y el movimiento que ellos hacían al masturbarse. Esto fue la gota que derramó el vaso, puse el celular en modo video y les comenté a todos que no hablaran para que no se escucharan las voces de los que participaban, comencé a grabar con una mano mientras con la otra desabrochaba mi pantalón para sacar mi verga y poder masturbarme con tan excitante imagen, Beatriz volteó a verme algo sorprendida pero ya en este momento le importo muy poco, solo me sonrío y me dijo, que siguiera grabando mientras comenzó a desabrochar la parte de arriba de su vestido, al no poder desabrocharlo se dio la media vuelta aun estando de rodillas para pedirle ayuda a Enrique y así poder dejar sus deliciosas tetas expuestas, al lograr quitarse la parte superior de la prenda Beatriz volteó de una manera tan acelerada que la verga de Enrique quedó totalmente pegada a su mejilla a lo que Beatriz reaccionó abriendo su deliciosa boca y engullendo ese trozo de carne al que tantas veces le había negado el placer. Enrique poseído por el momento tomó por el cabello a mi madre y empezó a follarle la boca de una manera violenta mientras ella se dispuso a tomar con ambas manos las dos vergas que se encontraban a sus costados para estrujarlas de una manera deliciosa, se convirtió en otra persona completamente diferente, sacaba una verga de su boca para pasar a devorar la siguiente y así sucesivamente una y otra vez, trate de acercarme para aprovechar el momento, acerqué mi miembro por detrás de ella, Roberto la tomó por el cabello para girarla hacia mí pero ella se resistió. Una vez más Roberto trató de girarla hacia mí tomándola por el cabello pero ella se resistió una vez más, yo deseoso de que me mamara la verga, la tomé por la quijada una vez más pero ahora con más fuerza para que su boca se abriera por completo, y una vez más trate de introducir mi verga a su boca a toda velocidad y por fin lo logre pude sentir como mi verga era abrazada por una boca totalmente cálida y húmeda mientras mi glande chocaba con la garganta de Beatriz y me sentí totalmente en el cielo, pero esa sensación duro muy poco ya que una vez más Beatriz retrocedió y me dijo que me alejara que yo no participaría. Se levantó molesta y nos dijo que todo había terminado que ella no seguiría más. A lo que Luis reaccionó tomándola por la espalda y dirigiendo su mano hacia su vagina mientras hacía a un lado la hermosa parte delantera de la tanga que llevaba puesta, acto seguido introdujo sus dedos dentro de la intimidad de mi madre.

-¡Hoy no me vas a dejar con las ganas perra! ¡Hoy no!- Le gritó mientras introducía los dedos más profundamente en su sexo.

-¡Suéltame Luis! Lo que hizo Carlos no está bien y esto tampoco.- Replicó mi madre.

Roberto poseído por la excitación la tomó por el cabello y dirigió la cabeza de Beatriz hacia su verga para que ella continuara mamando, una vez más ella quiso resistirse pero Luis le tomó por los brazos y logró controlar sus movimientos, así ella no tuvo otra opción más que adoptar una actitud sumisa y siguió devorando la verga de Roberto.

Enrique sugirió llevarla a la habitación para poder follarsela en la cama, ya que el sofá no le parecía muy cómodo.

Los tres la tomaron para levantarla y llevarla a la habitación, donde la destrozarían a embestidas por todos lados.

Betty lejos de protestar se tiró a la cama boca abajo y adoptó la posición en la que yo siempre la había soñado con el culo apuntando hacia arriba mientras toda la parte superior de su torso se mantenía pegados a la cama.

-¿Esto es lo que quieren? Adelante soy suya, háganme su puta, sé que lo desean desde que éramos jóvenes.- Les gritó de forma retadora.- ¡Tú! Haz que valga la pena y graba todo porque es la primera y última vez que me verás así, y te repito tú no me vas a hacer nada ¡tú no!- Me gritó mientras Roberto se colocaba detrás de ella para cumplir su sueño de follarsela.

Roberto la tomó con fuerza por las nalgas y comenzó a penetrarla a un ritmo vertiginoso, mientras que Enrique la tomó por el cabello y le levantó la cabeza para que devorara una vez más su verga y la de Luis. Cada vez que se sacaba una verga de la boca para pasar a devorar la siguiente ambos la abofeteaban y le gritaban que era una perra y que siempre iba a ser una perra.

Trate de acercarme una vez más y esta vez no hubo protesta alguna, pero no hubo interés de parte de ella de hacer algo conmigo. Enrique por su parte cambió lugar con Roberto y se colocó por detrás de Beatriz. Sin vacilar, al ver ese pequeño orificio color café claro, con toda la decisión del mundo, no dudó en escupir directo al ano de Beatriz, cosa que al percatase mi madre trató de oponer resistencia pero las manos de Luis y Roberto se lo impidieron, así Enrique insertó su verga en el culo de Betty mientras ella solo pudo soltar un leve gemido debido al dolor que le provocaba dicha embestida, sus ojos se tornaron blancos y así Enrique sin ninguna misericordia cumplió su sueño de follar ese culo tan legendario de mi madre.

Enrique siguió embistiendo el culo de Betty mientras ella pasaba de tener una expresión de dolor a una de placer, aún con los ojos en blanco sus dientes comenzaron a morder su labio inferior y eso me volvió loco, me acerqué nuevamente la tomé por el cabello una vez más y sin oponer resistencia ella sola se dispuso a abrir su boquita para recibir con deseo mi verga, comencé a follarmela por la boca lo cual no duró ni 30 segundos ya que era demasiada mi excitación y estuve a punto de correrme pero ella me sorprendió una vez más al percatarse de que estaba a punto de correrme en su boca me empujó para que no lo hiciera. Supongo que recobró el juicio y me dijo que me retirara, que ya era suficiente y que siguiera observando mientras grababa, tomé el móvil de nuevo y los tres se propusieron llenar cada uno de sus huecos corporales, ahora Enrique se recostó en la cama y ella se montó encima de él para insertar esa verga en su vagina, Luis la tomó por la retaguardia y comenzó a perforarle el culo mientras que Roberto una vez más la tomaba por el cabello para que le mamara la verga, así comenzó ese vaivén de embestidas que parecían sacadas de un filme porno ya que lo hacían de la manera más sincronizada que podía existir.

casi ultimo Post... Rayos este men si que se tomo su tiempo para describir este relato x_x

>> Anónimo /#/ 289 [X]
Comencé a masturbarme como un loco viendo esa deliciosa imagen que me regalaban los cuatro cuando de pronto una voz me sacó del shock en el que me encontraba.

-¡Ven Carlos, sigues tú!-Gritó Luis.

Me acerqué inmediatamente al escuchar esa orden, me coloqué por detrás de ella y apunte mi verga en dirección a su culo. Betty trató una vez más de resistirse pero estaba tan debilitada por la faena que me fue fácil controlar sus movimientos y logré introducirle toda mi virilidad por el ano. Años acumulados de deseo y lujuria comenzaron a ser mis cómplices en aquel violento vaivén en el que sacaba y metía mi verga dentro de Beatriz. Extendí mi brazo para alcanzar la cola de caballo con la que iba peinada aquel día y comencé a tirar de ella al ritmo que la penetraba. Mi maniobra hizo que su cara quedara en una inclinación hacia arriba con su boca abierta debido a los gritos que emitía, la imagen era tan excitante que mis tíos se apresuraron a plantarse frente a ella y descargaron toda su leche en el rostro y la boca de mi madre mientras yo seguía profanando su culo con mi miembro, al terminar de recibir las descargas Betty giró su rostro hacia mí y pude ver como se dibujaba una sonrisa en su bella carita llena de leche, esa imagen hizo que yo también explotara dentro de ella.

Fue la corrida más grandiosa de mi vida, sentí un escalofrío recorrer mi medula espinal y me deje caer sobre mi espalda en la cama exhausto por la tremenda follada que le acababa de darle a la puta de Beatriz, me quedé recostado unos cuantos segundos pero de pronto un escalofrió aún más intenso volvió a recorrer todo mi cuerpo, Beatriz se había aproximado a mí para limpiar los restos de semen de mi miembro, tomó una vez más mi verga con sus manos, acerco su bello rostro y comenzó a limpiar con su lengua desde la base hasta la punta, luego la introdujo en su boca y comenzó a succionar hasta la última gota que salía de mi ser, gire mi cabeza en dirección a donde estaban mis tíos y los vi ahí, satisfechos, viéndome con una mirada de orgullo y contentos por lo que habíamos logrado, la devoradora estaba de vuelta.


Y así termina una muy buena historia o relato de vida o como quieran verlo... lo que si es que mas de uno se romperá el Ganso con este Hilo.

>> Anónimo /#/ 293 [X]
No hay mas foto de ella?

>> Anónimo /#/ 295 [X]
no, negr@ estuve buscando por días y no conseguí alguna no se si sean ellas o solo otras u_u

>> Anónimo /#/ 296 [X]
que buena historia!

>> Anónimo /#/ 303 [X]
Maldita sea negro hiciste que mi testo y libido se dispara, por los cielos buen relato y que tengas un buen día negrito.

>> Anónimo /#/ 306 [X]
Uffff hace tiempo no leía uno tan bueno y excitante, gracias por compartir

>> Anónimo /#/ 307 [X]
>>289
Anon, No tienes mas historias con Fatima? O mas fotos o videos del relato?

>> Anónimo /#/ 310 [X]
no, negro como dije estuve buscando a ver que conseguía pero nada sin respuestas de el creador del Relato u_u

>> Anónimo /#/ 334 [X]
>>289
OP aquí, muchas gracias por tomarte el tiempo de publicar mi relato negrin, olvidé por completo que lo había puesto en este tablón, ya estoy terminando la 4ta parte espero pronto publicarla, se pone mejor aún.

>> Anónimo /#/ 343 [X]
>>303
Muchas gracias negro, espero que te haya gustado pronto estaré publicando una continuación.

>> Anónimo /#/ 344 [X]
>>306
Espero que lo hayas disfrutado negro, pronto continuaré el relato.

>> Anónimo /#/ 345 [X]
>>296
Gracias negro espero que también te guste la continuación, estoy por terminarla.

>> Anónimo /#/ 394 [X]
>>345
Continua porfavor queremos saber que paso con la devoradora y su hija

>> Anónimo /#/ 465 [X]
>>394
Pronto publicaré la continuación negro, muchas gracias por leer el relato.

>> Anónimo /#/ 510 [X]
Buen relato anon, honestamente me daba mucha rabia que Betty para ser tan puta con sus propios hermanos no lo fuera con el hijo.

>> Anónimo /#/ 514 [X]
que buen relato negro

>> Anónimo /#/ 536 [X]
Anon termiba con este suspenso

>> Anónimo /#/ 583 [X]
Muy buena historia anon... pero continuala

>> Anónimo /#/ 645 [X]
Anon vamos me la dejaste como tronco... porfavor, no me importa si es tuya o no la historia porfavor terminala

>> Anónimo /#/ 671 [X]
Uno de los mejores relatos que he leido...no puede ser que se termine asi nomas

>> Anónimo /#/ 761 [X]
Vamos tiene que haber mas

>> Anónimo /#/ 856 [X]
Ya no hubo más?

>> Anónimo /#/ 859 [X]
>>334
OP no tienes el vídeo para que lo pases?

>> Anónimo /#/ 1014 [X]
Ya murió?

>> Anónimo /#/ 1025 [X]
No puede morir asi nomas

>> Anónimo /#/ 1043 [X]
He aquí la continuación negros espero que lo disfruten: Dominando a Beatriz.

Después de aquella gloriosa noche donde logramos poseer a Betty. Todos concordamos en que guardaríamos el secreto y las apariencias con mucho recelo, ya que habíamos cruzado un límite que pocos se atreverían a cruzar, además, queríamos seguir disfrutando del cuerpo y la complacencia de Beatriz cada vez que la oportunidad se presentara, sin saberlo ese fue el comienzo de una época plagada de experiencias deliciosas en la que bastantes hombres tuvimos el privilegio de usar a Beatriz a nuestro antojo.

La mañana siguiente del suceso fue un tanto confusa, Beatriz se despertó temprano a darse una ducha y el ruido del agua de la regadera me sacó del estado de “shock” en el que había estado sumergido después de follármela debido al extremo placer que aún sentía, mis tíos estaban dormidos en la sala de la casa, satisfechos y exhaustos.
Pero estábamos ansiosos por tener más de ella, teníamos planes de volver a repetir todo lo sucedido, y aunque todos debíamos de continuar con nuestra rutina normal del día a día poco nos importó.

Las imágenes de la experiencia me venían a la cabeza una y otra vez, pero caí en cuenta de que todo había sido producto de la borrachera y para ser honesto sentía una sensación de insatisfacción y un tanto de frustración al imaginarme que Beatriz probablemente no querría abordar el tema nuevamente y mucho menos repetir la experiencia. Le había gustado pero había sido en parte por el estado de intoxicación en el que la teníamos en ese momento.

Saqué mi teléfono móvil para revivir con claridad lo que le habíamos hecho a mi madre pensando que jamás volveríamos hacerla nuestra, de inmediato comencé a reproducir el video qué habíamos grabado y no pude evitar sacarme la verga para masturbarme al ver tan excitantes imágenes. Al reproducir el cortometraje me di cuenta que más que follárnosla, la usamos, la poseímos, la humillamos a nuestro antojo como a una zorra y a ella le había encantado, al fin y al cabo desde temprana edad había sido la puta complaciente y sumisa de la familia, dejé de verla como mi madre y comencé a verla de la manera en la que todos los demás hombres la miraban, como una puta, una puta que disfrutaba serlo y no tenía problema alguno al saber que todos la usábamos como tal, lo cual disfrutaba y mucho.

El sonido de la regadera cesó y Betty salió del vestidor con un conjunto de lencería hermoso, me dio los buenos días con una sonrisa de oreja a oreja. Al darse cuenta de que me que me estaba masturbando no pudo evitar clavar su mirada en mi verga y morderse el labio inferior en señal de antojo, era claro que seguía algo intoxicada por el alcohol, después de todo no habían pasado más de 3 horas de la follada que le habíamos dado en la madrugada, eso me encantó y comencé a masturbarme de una manera más acelerada.

-Buenos días- Me dijo con un tono de voz muy cachondo, el tono de voz de una mujer satisfecha.

Tomó de su guardarropa un vestido negro muy ceñido, de esos que por lo general usan las mujeres en los días calurosos de verano. Y no pude desaprovechar la oportunidad para tomarle unas cuantas fotografías mientras terminaba de arreglarse frente al espejo.

Como bien saben, Beatriz siempre compra tallas de ropa un tanto ajustadas para resaltar aún más su imponente figura. Al ver esa prenda en ella mi excitación aumento de una manera increíble, sus tetas lucían hermosas, la prenda se amoldaba perfecto a su cintura y la parte inferior del vestido formaba una curva hermosa que al momento de amoldarse a su delicioso culo, debido a lo ceñido de la prenda, se podía ver la división de su glorioso par de nalgas, la parte inferior del vestido dejaban escapar una porción generosa de su culo y lo único que pude hacer al verla fue acelerar el ritmo de mi masturbación un tanto más. Tomó un par de altos tacones y se dirigió hacia donde estaba yo caminando de una manera riquísima, se paro frente a mí y con su cabeza me lanzó una señal para que siguiera masturbándome mientras acercaba su boca hacia mi miembro. Al mismo tiempo que me soltó una frase muy excitante mientras clavaba su mirada con la mía.

-Déjame ayudarte- seguido de un risa juguetona que me volvió loco, apoyó sus rodillas en la cama y comenzó a agacharse poco a poco, dejó su culo expuesto hacia arriba mientras comenzaba a darme pequeños besos desde la pierna, pasando por mis testiculos, hasta llegar a mi pene y me volví loco.

Quise tomarla con fuerza del cabello para que devorara mi miembro pero no le gustó y se levantó estrepitosamente un tanto molesta, se dirigió hacia la puerta de mi habitación y salió.

Me levanté inmediatamente de la cama y comencé a seguirla mientras ella se dirigía caminado hacia donde estaban mis tíos. Seguí masturbandome a ritmo acelerado mientras veía como se movían de un lado a otro esas hermosas nalgas al compás de su deliciosa forma de caminar.

Al llegar a la sala, ella vio que mis tres tíos estaban acostados en los sillones que conformaban la sala de estar. Se aproximó a Luis y se percató que tenía los ojos entre abiertos, se puso de rodillas frente al sofá y comenzó a besar su pene por encima del pantalón; él al percatarse de esta acción abrió los ojos inmediatamente y de una forma desesperada bajó el zíper de su pantalón, sacó su miembro que ya estaba totalmente erguido después de aquellos ricos dos besos proporcionados por Beatriz, la tomó por la nunca y...

-Buenos diahgggg!- Literal eso fue lo que se escuchó ya que Beatriz no terminó de hilvanar esa frase debido a la velocidad con la que Luis la tomó por el cabello para dirigir los carnosos y habilidosos labios de su hermana hacia su miembro haciendo que lo tragara todo hasta llegar a su garganta.

Beatriz contrario a lo que acababa de hacer conmigo minutos antes, no opuso ningún tipo de resistencia y dejó que Luis guiara su cabeza de arriba hacia abajo mientras devoraba aquel trozo de carne.

Luis comenzó a tornar el movimiento cada vez más violento y Betty comenzó a hacer sonidos guturales de arcadas debido a que se le dificultaba respirar mientras devoraba aquella verga hasta el fondo. Los sonidos emitidos por Betty despertaron a Enrique y a Roberto que al ver la situación que se presentaba ante sus ojos no dudaron en aprovechar la oportunidad. La puta de Beatriz quería más y por supuesto que se lo iban a dar.

>> Anónimo /#/ 1044 [X]
Enrique y Roberto se levantaron de el lugar donde descansaban y se aproximaron a Beatriz para continuar la faena. Por mi parte yo también estaba ansioso por participar, pero para mí era más excitante el observar cómo Betty era usada como un simple objeto hecho con el propósito de brindar placer a cualquier hombre que se le atravesara en el camino incluidos sus propios hermanos, así que decidí seguir mirando mientras me masturbaba.

Luis seguía sentado en el sofá mientras Beatriz había adoptado frente a él una posición a cuatro patas como la perra que siempre ha sido para seguir chupando ese miembro al ritmo que Luis le dictaba, mientras que al mismo tiempo arqueó un poco su espalda de modo que su culo apuntará hacía arriba. Enrique con un instinto animal derivado de la gran obsesión por el culo de Betty soltó una nalgada descomunal que la hizo emitir un rico gemido , el sonido emitido por Betty fue tan excitante que Enrique se apresuró a tomarla por la cintura y dirigió su cara hacia el carnoso culo de Betty y comenzó a besarlo, lamerlo y morderlo, Beatriz parecía encantada, una pequeña sonrisa dibujada en su rostro la delataba mientras seguía devorando el miembro de Luis, Enrique hizo de lado con sus dientes el hermoso tanga color rojo del rico conjunto de lencería que ella había elegido para complacernos e introdujo su lengua en el sexo húmedo de Beatriz.

Betty inmediatamente dejó de mamársela a Luis para intentar detener a Enrique. Pero no lo consiguió, Enrique introdujo su miembro ya lubricado con saliva en ano de Betty y sus ojos se tornaron blancos, no sé si de dolor o de placer pero Enrique comenzó a follársela una vez más, ella opuso resistencia pero Luis la tomó de los brazos para inmovilizarla y Enrique continuo penetrándola hasta que en una inesperada maniobra Betty pudo zafarse del control de sus hermanos.

-No Enrique! Ya no! Mi hija va a llegar en cualquier momento. Dijo mientras aproximaba su boca para devorar el pene de Enrique - Tendrás que conformarte con esto.- Le dijo ya con la boca llena de carne.

Comenzó a mamar ese erecto miembro al mismo tiempo que con la mirada le decía a Roberto que se aproximara.

Así comenzó a mamar aquellas tres vergas otra vez, como la noche anterior, pero ahora por gusto, por su fascinación hacia la verga y su gusto por ser tratada como a una zorra. Siguió devorando las tres vergas de una forma desesperada, sacándolas una y otra vez de su linda boquita para darle placer a los tres, la desesperación de Betty era incontrolable quería complacerlos a cómo diera lugar, quería que descargaran su leche inmediatamente, tal era la destreza que mostraba Beatriz que mis tíos no pudieron más y en un acto coordinado los tres terminaron por llenarle el rostro y la garganta de leche.
Betty quedó satisfecha en medio de los tres y con sus delicados dedos comenzó a limpiar el semen de sus mejillas para llevarlo hasta su boca y comerlo todo, luego introdujo uno por uno los miembros que permanecían chorreando frente a ella para comer toda la evidencia de lo sucedido.

Yo estaba en un punto en el que me volví una bestia, estaba justo detrás de ella la tomé por el cabello, la estiré con fuerza y logré hacer que volteara su carita hacia mí, no se si fue la excitación del
momento pero con mi otra mano, le di una fuerte bofetada para que abriera su boca y así devorara mi verga una vez más para que se tragara todo lo que tenía acumulado para ella.

Le tomó por sorpresa mi reacción y que la tomara por la cabeza con tanta violencia pero pero Roberto la tomó gentilmente por la nunca, dirigió su boca hacia mi pene y comenzó a devorarlo de una manera magistral. Estaba sumergido en la gloria, engullía todo mi tronco como una verdadera experta y lo estábamos gozando los dos, dirigí mi mirada hacia abajo y pude ver como su mirada se clavaba con la mía mientras seguía devorándose mi miembro con mucha habilidad, eso me hizo tocar el cielo, estaba a punto de terminar en su garganta cuando de repente se escuchó el portón eléctrico de la cochera, señal de que mi hermana había llegado después de haber pasado la noche con su novio y unos cuantos amigos de él. Eso cortó el grandioso orgasmo que estaba a punto de tener, rápido nos apresuramos a vestirnos todos para aparentar la mayor normalidad posible y así evitar ser descubiertos.

Mi hermana entró y nos saludó a los 5 pero pareció algo confundida al ver el atuendo de Beatriz y ver qué estaba un tanto exaltada y desaliñada, era obvio lo que estábamos haciendo y mi hermana lo supo de inmediato al ver que estaba rodeada por nosotros, hizo una mueca algo interesante por así decirlo pero no pareció darle mucha importancia, al final no dijo nada y se dispuso a subir a su habitación, conociéndola había tenido una noche igual o más activa que nosotros.

-Quieren un café?- Preguntó Betty, a lo que todos dijimos que si.
Nos dirigimos a la cocina y entre manoseos y charlas cachondas nos bebimos aquel café, pero al correr del tiempo la actitud de Beatriz se tornaba más seria, supongo que aquella bebida le estaba bajando el efecto del alcohol que aún quedaba en ella.

-Vámonos.-Dijo Roberto

-Si vámonos, supongo que Junior va a recibir un trato especial el día de hoy por parte de Betty.- Agregó Luis.

Se levantaron y se dispusieron a marcharse. Mi tío Enrique volteó a verme y me guiñó el ojo en símbolo de ánimo deseándome que me la pasara bien los días que se venía a solas con nuestra Betty, el sabía que me habían dejado todo en bandeja de plata para que yo pudiera darme un festín y siempre se lo voy a agradecer.

Beatriz acompañó a mis tíos hacia la puerta para despedirse de ellos.

Luis extendió su mano izquierda hacia el culo de Betty tomo uno de sus carnosos glúteos y le dijo a forma de orden.

-Haz todo lo que el té pida, igual que lo hacías con nosotros cuando éramos jóvenes.- Ella asintió, puso su mano sobre el paquete de Luis le hizo una pequeña caricia en el miembro y contestó-Lo haré, papi.

>> Anónimo /#/ 1045 [X]
Betty espero en la puerta a que se alejara el auto donde viajaban mientras les decía adiós con una gran sonrisa en su rostro, cerró lentamente la puerta de la casa y al fin estuvimos solos en aquella sala. Volteó su mirada hacía mí y yo me emocioné pensando que me diría que siguiéramos en su habitación, pero su sonrisa se convirtió en una cara de angustia total.

-¿Que hicimos?- Nunca debimos haber hecho esto.

-¿Creí que lo estabas disfrutando?-Contesté un tanto sorprendido por el cambio de actitud tan repentino.

El ambiente se puso algo tenso ninguno de los dos sabíamos que hacer, trate de acercarme pero ella se alejó, su rostro mostraba una tímida expresión de confusión, traté de acercarme una vez más pero me volvió a esquivar. Me abalancé sobre ella y la tomé por las nalgas y ella intentó alejarse una vez más, me excité demasiado al sentir cómo intentaba oponer resistencia y continúe manoseándola, pasaba mis manos por su culo, sus piernas y su pelvis hasta llegar a su entrepierna. Comencé a besar y lamer, su tetas, su cuello, su espalda pero me dijo que me detuviera, no quería que mi hermana se diera cuenta y me propuso ir a su habitación, la tomé por el brazo y casi la arrastre desesperado para llegar, ya estando ahí la arrojé sobre la cama y me baje el pantalón me posé sobre ella pero seguía resistiéndose, la tomé fuerte por el cabello y acerqué mi verga a su cara pero ella se negó a abrir su boca, estó me excito aún más y le di una bofetada para que la abriera y de esa manera logré que se tragara mi miembro una vez más, comencé a follarmela por la boca y y de apoco dejo de oponer resistencia, aproveché esto para cumplir mi objetivo y la gire de modo que quedara boca abajo en el colchón para tener más control sobre ella arranqué su cachetero rojo debido a mi desesperación por follármela y comencé a introducir mis dedos en su vagina y ella comenzó nuevamente a luchar para que parara, me torné un poco más agresivo y ella comenzó a relajarse otra vez, supongo que cayó en cuenta en que la única manera de que yo me calmara era dejándome usar su cuerpo a mi antojo para acabar con mi arrebato de calentura, al igual que lo había hecho hace unos cuantos años cuando aquel desconocido hombre del que me contaron mis tíos la tomó por la fuerza para satisfacerse mientras ella se dirigía a la casa de mis abuelos.

Así comencé a follármela una vez más de una manera deliciosa, ella solo se mantuvo quieta mientras con sus manos se aferraba a las sábanas debido a las intensas embestidas que le estaba dando, mi verga entraba y salía con un frenesí desenfrenado y ella trataba de evitar gemir pero y esto me encantaba, porque yo sabía que lo estaba disfrutando igual o más que yo.

Seguí penetrando a Betty y cada vez aceleraba más el ritmo de mis movimientos, comencé a mover su cuerpo a mi antojo de toda manera que se puedan imaginar para penetrarla por todos sus huecos, metí mi verga en su boca, en su vagina, incluso entre sus tetas replicando todas las fantasías que había imaginado una y otra vez durante años y ella jamás opuso resistencia, ella solo se quedaba quieta esperando que yo terminara y en el máximo punto de mi excitación la tomé por la cintura, la coloque boca abajo nuevamente y levanté su culo de manera que su torso quedara pegado a la cama, coloque sus brazos sobre su espalda de modo que pareciera que estaba atada y una vez más ella continuó inmóvil mientras yo gozaba de aquella maravillosa vista y de la sensación que sentía al ver cómo su ano recibía mi verga una y otra vez. Estiré mi brazo para alcanzar su cabeza y la tomé por el cabello, ella comenzó a emitir quejidos debido a que la estiraba con fuerza mientras la penetraba con mucha agresividad y sus ojos se tornaron blancos nuevamente, eso me hizo explotar, solté su cabello y descargué chorros de leche sobre sus nalgas, ella siguió boca abajo inmóvil sobre la cama cuál si fuera una muñeca que acababa de utilizar para liberar mi placer, me levante y con mi mano limpie de su culo la leche que había expulsado sobre sus nalgad la tomé por las mejillas para que abriera su boca y se los tragara, después acerque mi verga y ella entendió claro lo que yo quería, comenzó a limpiarla con su lengua y sus ojos comenzaron a tornarse cristalinos esto hizo que mi verga se tornará dura otra vez y comencé a follarmela por la boca de nuevo pero eyacule muy rápido debido a mi cansancio, le ordene que se tragara esa otra descarga, ella lo hizo, me subí el pantalón totalmente satisfecho y la dejé ahí tirada en la cama, salí de la habitación y al cerrar la puerta pude escuchar que Betty rompió en llanto, regresé para preguntarle que tenía pero solo me gritó que me fuera que la dejara sola, no tuve otra opción y me retiré de la habitación.

Así transcurrieron algunas horas y mi madre siguió encerrada en la habitación, bajé a la cocina y ahí estaba mi hermana, le pregunté si sabía que tenía Betty tratando de disimular la situación y solo atinó en decir:

-¿Crees que soy tonta Carlos? ¿Crees que no me di cuenta lo que le estaban haciendo?- Me quedé helado de miedo pensando que nos había visto. -Mis tíos siempre se han querido coger a mi mamá y estoy segura de que anoche lo hicieron aprovechando de cómo se pone cuando toma alcohol, y también estoy segura de que tú no hiciste nada para detenerlos.- Me quedé callado.

-Estoy en lo correcto ¿verdad? Estoy segura de que hasta los ayudaste.

-Pero ella quería, mira como se comporta con ellos por eso no hice nada.-Fue lo único que salió de mi boca en ese momento.

-Lo sabía! Sabía que les habías ayudado.

-Ella se la pasa jugando con ellos de una manera muy sexual por eso supuse que quería estar con ellos.

-¿Y eso qué? “juega” con ellos porque ellos la alientan a hacerlo desde que era joven ¿si sabías? mi mamá me cuenta todo y tú sabes que siempre ha tenido lindo cuerpo, incluso desde muy joven, ellos se aprovecharon de eso y de que ella siempre quiso agradarle a sus hermanos por eso hace todo lo que le piden.

-¿Ella te contó todo eso?

-Si! Me cuenta todo- Me contestó un tanto exaltada- ¿sabias que la obligaban a darle sexo oral a sus primos? ¿Sabias que ellos también la hacían pagar del mismo modo en tiendas para tener gratis lo que ellos quisieran? ¿Te imaginas cuantos hombres se aprovechaban de eso para satisfacer sus fantasías? ¿Sabias que la manoseaban en las noches y se masturbaban mientras creían que estaba dormida “y no se daba cuenta”? Ella se dio cuenta de esto porque siempre amanecía llena de semen en la cara o en el cuerpo ¡Pero claro que no lo sabias porque estás muy ocupado viéndonos las nalgas a las dos! Ah! Porque también me contó que la manoseas desde el día de la fiesta de mi papá.

-Ustedes tienen la culpa por ser así de putas, si no se comportaran de esa forma nadie les diría nada.- contesté exaltado- Ese día también me chupaste la verga y yo no te obligué.

-Que a las dos nos guste coger no quiere decir que nos guste que solo nos usen y nos traten como basura, eres igual que ellos, además lo que pasó entre nosotros no volverá a pasar a menos que vea que mi mamá se siente mejor ahora ve y más vale que te disculpes con ella porque gracias a ti ya no sé va a quitar de encima a mis tíos, les diste lo que siempre han querido y ahora van a querer hacer lo mismo conmigo, ve y conténtala dile que todo fue un error y que no volverá a pasar si te perdona puede que yo te de un premio, ya que no me gusta verla así- Fue todo lo que me dijo y yo no pude responder.

Parecerá contradictorio pero sin saberlo ese sermón y regaño de mi hermana fue lo que me abrió la puerta a un interminable mundo de placer que culminó el día que abandoné esa casa.

>> Anónimo /#/ 1046 [X]
Salí como perro regañado de la cocina pero con una esperanza de lograr algo con Fátima que era aun mas caliente y complaciente que Betty, me dirigí un tanto dudoso a la habitación de mi madre, toqué y me dijo que pasara.

-¿Podemos hablar?-Le dije un tanto temeroso. Ella asintió con la cabeza y me acerqué hacia ella.

-Pensé que estabas disfrutando tanto como nosotros, me sacó mucho de onda tu cambio de actitud cuando ellos se fueron pero pensé que era un tipo de juego en el que tú te resistías.-
Ella agachó su cabeza y con un tono un tanto triste me contestó.

-Siempre me pasa lo mismo, siempre se aprovechan de mi cuando salgo de fiesta y me tomó unos cuantos tragos, no hay un solo hombre que me tome enserio, solo me usan como si fuera un objeto sin valor y lo que más me duele es que tu hermana se siente igual, porque pasa por lo mismo que yo, se suponía que tú eras el hombre que más me quiere en esta vida y en que siempre debo confiar y ahora me doy cuenta de que me ves igual que todos, solo como
algo que sirve para darte placer.- Esas palabras que salieron directo del triste pecho de Beatriz despertaron algo en mí, una parte muy obscura de mi conciencia, que no conocía y que sabía que debía usar a mi favor.

Aquí comenzó el juego de manipulación más perverso que se puedan imaginar, sin saberlo Betty me dio las armas que necesitaba para controlarla a ella y a mi hermana a mi antojo y mi mente lo maquinó todos en cuestión de segundos.

Comencé a tirarle un discurso de que ella era una mujer hermosa, valiosa y digna de respetar y esto comenzó a cambiar su actitud, al darme cuenta de esto comencé a decirle más y más el mismo tipo de cosas y ella comenzó a acercarse mas a mi y yo continué, endulzando el oído de Betty, cuando menos acordé ella ya se encontraba en la cama acostada de lado riendo de todo lo que yo le decía mientras yo acariciaba suavemente una de sus carnosas nalgas, en mi mente no podía de dejar de repetirme “esta perra ahora es mía y va a hacer todo lo que a mí me plazca”, terminé de hablar y le dije que me retiraría a mi habitación, me levanté y cuando abrí la puerta escuché...

-Espera... No te vayas.

Volví mi mirada hacia ella y Beatriz ya se encontraba de rodillas a un lado de la cama, con su mirada me pidió que cerrara la puerta y que me aproximara. Abrió su boca grande mientras sacaba su lengua y no tarde ni un segundo en posarme frente a ella mientras bajaba mi pantalón para sacar mi miembro que ya estaba erecto.
Una vez más la devoradora quería demostrarme su cariño y ahora ya sabía cómo activar esa parte en ella acerqué mi miembro y ella lo recibió ansiosa con su húmeda y ágil lengua, una mirada perversa y unas ganas desesperadas por probar mis fluidos una vez más.

-Hace rato me porte muy mal contigo y te voy a compensar- Me dijo mientras comenzaba a devorar mi verga de una manera deliciosa.
-¿Que me quieres hacer ahora?

En mi rostro se dibujó la sonrisa más grande y perversa de toda mi vida y solo atiné a contestar.

-Ni te imaginas Betty.-

Continuará...

>> Anónimo /#/ 1051 [X]
Espero que esta continuación les haya gustado, estaré pronto actualizando las demás partes, saludos negros.

>> Anónimo /#/ 1056 [X]
continua negro por favor!

>> Anónimo /#/ 1065 [X]
>>1056
Pronto seguiré actualizando por el momento espero que les guste lo último que les compartí.

>> Anónimo /#/ 1070 [X]
>>1065
Negro, esta mierda es oro puro

>> Anónimo /#/ 1072 [X]
>>1070
Gracias negro, espero que después de que me lo pidieron tanto, aprecien esta 4ta parte de la serie de relatos que he publicado.

>> Anónimo /#/ 1073 [X]
>>1072
donde? , negrin?

>> Anónimo /#/ 1104 [X]
>>1073
P
O
R
I
N
G
A


>> Anónimo /#/ 1107 [X]
Continua negrito hermoso

>> Anónimo /#/ 1196 [X]
Y lo demás?

>> Anónimo /#/ 1310 [X]
La historia va a continuar aquí? Si no, dónde?

>> Anónimo /#/ 1323 [X]
>>1046
Siguela negro!

>> Anónimo /#/ 1488 [X]
Y la actualización? Ya no hubo más?

>> Anónimo /#/ 1565 [X]
Sigan por favor

>> Anónimo /#/ 1845 [X]
Ya murió?

>> Anónimo /#/ 1986 [X]
Necesito saber que sigue

>> Anónimo /#/ 2310 [X]
Que siga

>> Anónimo /#/ 2320 [X]
continua, carajo!

>> Anónimo /#/ 2326 [X]
Que no muera por favor ):


Eliminar hilos/posts
Reportar un hilo/post
[Volver] [Catálogo] [★]